>La buena educación

17 Mar

>

No es que sea yo muy cinéfilo, al menos del cine que se puede esperar de un adulto, y este título no es un homenaje ni un recuerdo a la película de Almodóvar si no a lo que veo y me rodea últimamente.
Caso 1: Volviendo del colegio de dejar al peque, me encuentro con un papa con dos niños de unos 5 y 8 años más o menos. Camina con ellos estirando porque parece que llegan tarde y baja de la acera entre dos coches sin mirar. En ese momento un joven circula con su coche tranquilamente hacia la universidad. El padre sigue caminando y cruza sin mirar por donde le parece, al ver venir el coche estira de los niños a pesar que el coche se había parado para que cruzaran tranquilamente. Una vez llega a la otra parte de la calle, conocida también como la acera de enfrente, se gira y empieza a gritar y gesticular al chaval del coche. El pobre chico, mete la primera y se marcha hacia sus clases con cara de que ya es mala suerte ir a cruzarse con un borrego en medio de tanta gente.
Caso 2: He quedado a comer con un compañero del trabajo y al llegar lo veo esperando pero tengo que ir a aparcar un poco más lejos. Al volver hacia el local donde hemos quedado llego a la altura de una mamá con su hijo de 10-11 años. La conversación, a la que me “uno” en modo oyente, versa sobre un trabajo colectivo en el colegio. El niño protesta porque le han reñido/castigado por no tener el trabajo acabado y se excusa diciendo que el resto han pasado de hacer nada y a él solo no le ha dado tiempo a hacer más. La mamá, una señora muy resuelta que anda agitando el bolso briosamente, contesta a su hijo. “Lo que tienes que hacer es hacerlo tú y luego decir que ellos no han hecho nada, que les den, no te digo, esos que se jodan”. Una cara de sorpresa se dibuja en mí porque mis orejas no dan crédito a lo que están escuchando, eso es lo que le tiene que enseñar a su hijo de esa situación?
No sería más lógico que el padre cruzase por el paso de peatones que hay cinco metros más allá de donde cruzó? En caso que el coche fuese muy rápido, no sería aconsejable que mirase antes de cruzar e incluso que le comentase a sus hijos que hay que ir con cuidado al cruzar las calles?
Y si le dices a un niño que vaya a su aire, cómo puedes esperar que un ser egoísta como es el ser humano, comparta algo y trabaje en equipo de forma solidaria si al primer contratiempo o desajuste del grupo la opción es “que les den”. Y si un día es su hijo el que no colabora, le darán a él también?
Visto lo visto, entiendo que si la generación actual son los “ninis”, la próxima no me cabe duda que tiene todos los números para ser la generación Bob Esponja. Sin valores, sin principios y, si no les enseñamos a utilizarlo, sin cerebro. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: