Mitos y leyendas

22 Jul

De camino al trabajo, he escuchado un tema que hacía tiempo que no oía. Un cantautor argentino con un estilo peculiar, unas letras directas y un estilo que, a mí, engancha.

Mientras iban pasando los postes de la luz, los naranjos y las señales, la melodía va sonando y se desgrana una letra interesante. Algo que pensar, por qué siempre engrandecemos a los muertos y a los vivos sólo les damos estopa?

Habla de Bob Marley, de Freddy Mercury, de Maradona (es argentino, no lo puede evitar), de Manu Chao, del Ché. Vivos y muertos, leyendas todos, pósters en alguna habitación, camisetas….

Muchos artistas, deportistas o científicos que han revolucionado el mundo han muerto sin que nadie haya prestado atención a lo mucho que han aportado a su área. Y luego está la versión contraria, la de seguirlos a todas partes, no dejarlos vivir y criticar cualquier acción que puedan hacer y que no nos guste. Esta costumbre del “rol model”, tan yankee y tan moralizadora es la que hace que un supercrak como Michael Phelps no pueda fumarse un peta cuando no está compitiendo, que diferentes jugadores de basket hayan tenido que salir a pedir perdón en público por algún lío de faldas o que Tiger Woods haya perdido un montón de contratos por ser un sex adict.

Mis mitos, mis ídolos lo son igual hagan lo que hagan en su vida privada. Jordan, Magic, Freddy, los ACDC, Hendrix o Extremoduro pueden (o podían, algunos de ellos) hacer lo que quisieran en su vida privada. No eran mis amigos y no lo van a ser, sólo eran los mejores haciendo algo que a mí me encanta y por eso siempre tendrán mi respeto y mi admiración.

Si Jimmy Hendrix hubiera muerto de viejo, la etiqueta que tendría en su momento sería la de yonki, no la de genio con la guitarra. Lo mismo le podría haber pasado a Janis Joplin y a muchos otros. Eric Clapton tuvo que vivir mucho para “reinsertarse” como lo que es, uno de los mejores guitarristas del mundo.

Os dejo la canción que me ha traído a la mente estas reflexiones.

Anuncios

2 comentarios to “Mitos y leyendas”

  1. AM Editorial 28/07/2011 a 20:19 #

    Por esa razón yo no admiro a casi nadie como persona, llegado el caso sólo a gentes anónimas, o a quienes conozco en profundidad.

    Admiro obras, trabajos, voces, interpretaciones… Por eso, quizás, no me he llevado ninguna desilusión.

    Y ahora, leyéndote, no puedo evitar acordarme de Amy W. A mí me gustaba su voz, me siguen encantando sus canciones. Sabía cuál era su vida y… no puedo más que lamentar que tanto talento se haya perdido, porque recayó en alguien con una personalidad como la suya en unas circunstancias como esas.

    Más abrazos!

    • alcaval54 10/08/2011 a 9:56 #

      Parece que tenemos algo más en común. Yo admiro a un deportista en su entorno, una pista, una piscina o lo que sea, no me planteo admirar a una persona porque todas son dignas de admiración (positiva o negativa, jeje).

      De Amy… pues poco más se puede decir. Por desgracia no es la primera ni será la última estrella caída.

      Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: