Abrazado a la tristeza

9 Nov

Este otoño me está sentando fatal, se me van amontonando los sentimientos, los recuerdos de hace un año cuando pensaba que el dolor no existía. Ya han pasado doce meses y de nuevo no puedo evitar pensar, recordar, esforzarme en no hacerlo, volver a pensar en ello. He salido a la calle abrazado a la tristeza, vi que no la mira nadie y me dio vergüenza y pena.

Hace ya un par de semanas que se cumplió un año del día en que supimos que algo no iba bien, que tanta felicidad no podía ser real. Soledad que te pegas a mi alma en la dulce soledad de este campo de otoño. No hay momentos de sosiego. Rebeldía pura de amores sin amores. Ilusiones puras y puros conformismos intentando levantar el espíritu nostálgico de querer estar contigo y nunca estarlo.

Lágrimas y desasosiego sustituyeron a la eterna sonrisa de unos padres, rompiendo un cristal perfecto de ilusión, volviéndonos viejos de golpe. Los llantos desconsolados que estrangulan las gargantas; los ancianos encorvados parece que la tierra les llama.

Y el reloj maldito ha continuado su camino inquebrantable, llenando de horas muertas y recordándonos tu ausencia. Volverás de vez en cuando a estas tierras agrietadas y verás de nuevo a quien te ama borracho; borracho de amores y libertades. Y también de vinos por olvidarte. Borracho

Y nosotros mientras, luchando por seguir adelante por mantener un aspecto de estar vivos que se desmontaba al primer contratiempo. Me da pena que se admire el valor en la batalla; menos mal que con los rifles no se matan las palabras.

Doce meses forjando un carácter huraño, acorazando corazones destrozados y llenos de miedo. Y si surgen saludos y palabras tal vez notes la dureza de mi estilo queriendo no herirte en nada, y en mi soledad sólo herirme yo mismo.

Doce meses buscando respuestas a algo que nunca debió suceder, intentando comprender lo incomprensible, asumir el dolor como una medicina crónica, intentar sacudírselo y continuar de nuevo con una vida llena de luces que no soy capaz de encontrar. La justicia está arrestada por orden de la avaricia; el dinero que te salva es el mismo que asesina. Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero sin miedo a leyes ni a nostalgias y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo con la pura bandera de su raza.

Cuando acabará esta situación es algo que no sé y lo único que puedo hacer es autoconvencerme de algo que no sé si pasará algún día. No me des más esperanzas, sé que todo son mentiras; sacos llenos de agujeros para guardar alegrías.

Y doce meses cargando solo una pena, siendo dos náufragos cada uno en su isla sin nada más en medio que una pena infinita. Soledad de amores triste y pura, soledad de amores y locura.

Letra sacada de musica.com

Anuncios

2 comentarios to “Abrazado a la tristeza”

  1. AM Editorial 09/11/2011 a 14:39 #

    Cualquier cosa que pueda decirte ya la sabes… Aprender a vivir con ese dolor, convertir esa tristeza en un fragmento de ti, más que en algo que invada tu interior. Asimilar ese sentimiento, conocerlo… para poder manejarlo, en lugar de manejarte él a ti. Y seguir caminando…

    Para, un día, volver la vista atrás y comprobar cuánto te ha quitado la vida. Y mirar hacia delante y ver todo aquello que sí te ha dado…

    No creo que exista un amor más intenso y puro que en la pérdida. Y, ahora, es ese amor lo que duele, pero sé que llegará un momento (estoy convencida) en que será calma… te reconfortará, siempre quedará eso de pureza en ti.

    Pero, ya, ya… ahora no consuela. Así que, de nuevo, me levantaría de la silla, cruzaría la mesa y… tú sabes lo que viene. Porque eso es lo único que está en mi mano para hacerte sentir un poco mejor.

    • alcaval54 10/11/2011 a 19:19 #

      Si los agradecimientos se pudieran demostrar sólo con palabras, me faltarían muchas para agradecerte ese apoyo. Es duro, difícil el convivir con el dolor sin que en algún momento te venza y controle la situación. Son tiempos oscuros en los que cuesta sacar la luz de las personas. Sigo caminando, sigo buscando la luz y encontrándola por momentos, cada vez más largos y frecuentes por fortuna. Lo quitado quitado está y lo importante es poder disfrutar de lo presente y lo futuro que, como decía Andrés Montes, puede ser maravilloso.

      No hay consuelo en la pérdida, ni reemplazo sólo soledad y dolor. La comprensión para manejarlo vendrá después.

      Gracias por tus palabras.

      Un abrazo enorme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: