Los NBAs

19 Feb

En mis tiempos de instituto, qué lejos que suena eso, había un grupo al que conocíamos como “los NBAs”. Eran los momentos del desembarco tímido de la mejor liga del mundo en Europa, los más frikis nos matabamos por una cinta de vídeo resumen de la temporada 1984-85 y para la mayoría eran unos desconocidos. Ramón Trecet nos acercaba la madrugada de los viernes a las estrellas al ritmo del Faith de George Michael y nos hacía soñar con visitar esas canchas míticas disfrutando de los mejores.

Mientras los mortales nos esforzábamos en tocar un aro inalcanzable, los NBAs practicaban los últimos giros de Wilkins y el último lanzamiento extremo de Jordan para restregar al resto una canasta, más afortunada que otra cosa, entre cien intentos. Ese era el objetivo, restregar al resto un aro pasado afortunado antes que reconocer que su baloncesto no iba más allá.

Fueron pasando los meses y las sesiones de salto iban empezando a dar sus frutos, ese aro tan alejado comenzaba a ser un blanco fácil de las manos en alto y en poco tiempo se veía superado sin demasiados problemas. Al finalizar la temporada resultaba sencillo matar el aro si no había “tráfico” por el medio. Durante años siguió resultando sencillo, hasta que los kilos fueron pesando, las rodillas empezaron a quejarse a gritos y los años entorpecieron los movimientos lo suficiente como para que el aro volviera a quedar demasiado lejos.

De los NBAs se perdió pronto la pista, cuando el nivel global continuó evolucionando y su única arma era un lanzamiento afortunado, su momento en los equipos en los que jugaban fue pasando y el basket les comenzó a resultar demasiado aburrido.

El otro día estuve viendo un partido de fútbol de mi hijo, nada de basket por el momento. Y sonreí, realmente estaba muerto de la risa por dentro cuando comprobé que en el equipo rival uno de los jugadores era hijo de uno de esos NBAs.

Me acerqué a saludarlo y me reconoció, hablamos un rato y comprobé que el tiempo no cambia a las personas, sólo va acentuando más unos aspectos que otros. Mi ex-compañero seguía siendo el mismo de siempre, gritaba a su hijo para que chutara siempre (daba igual donde estuviera), menospreciaba a los compañeros y rivales… todo seguía igual y seguramente su hijo se volverá un bobo (no se me ocurre nada que no suene mal, así que esto es lo más soft) que se cansará del deporte en cuanto no pueda destacar.

El deporte es algo más que destacar por encima del resto, más aún en un deporte colectivo, hasta en el curling. Las estrellitas de seis años son los que se sienten fracasados con catorce y si miran a su alrededor seguramente tendrán a alguien que les ha mentido, haciéndoles creer algo que no era.

Ya lo pensaba antes, cuando era entrenador, lo peor son los padres…. espero no serlo yo también :S

Anuncios

2 comentarios to “Los NBAs”

  1. Miryam 12/03/2013 a 16:48 #

    Siempre digo que el tiempo lo único que hace es quitarnos la vergüenza y claro los defectos que antes queríamos esconder ahora nos lo suda y los dejamos libres.
    Lo más triste es comprobar que futuras generaciones repetirán las boberías de sus padres.
    Me gusta ir al fútbol infantil, es divertido, es ver jugar sin más y lo más divertido es cuando ves a esos nanos divertirse. Creo que me he tragado muchos, partidos es lo que tiene ser tía y no aguanto ver esos padres que quieren convertir en estrellas a sus hijos…
    En fin que te voy a contar!

    Tres besos

    • axl54 14/03/2013 a 14:23 #

      Pues sí, resulta triste comprobar que los cambios son así.

      En unas instalaciones deportivas, Campos Góticos creo recordar, hay un lema en la entrada: “Si lo que quiere tener en casa es una estrella, vaya y entrenese, pero deje que su hijo disfrute”. Eso no lo tienen claro muchos papás.

      El fútbol, y el deporte en general, infantil es una pasada. Las sonrisas después de cada pase, de cada jugada mínimamente organizada, la alegría y la emoción desbordada con un gol que les deja perdiendo por ocho… cada sensación es increíble, aunque algunos no se quieran dar cuenta.

      Tres besos??? Qué habré hecho yo para ser tan afortunado?

      MUAKS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: