The shooter

10 Jun

El chico se acercó a la línea con la mirada fija en el techo del pabellón. No había mirado el marcador en todo el partido pero ahora era incapaz de despegar la vista del tanteador, si el tiro hubiera entrado ya no habría que preocuparse pero se había desviado con la falta.

Tres tiros libres eran la distancia a recorrer para ganar el partido, para seguir soñando con un título más que deseado.

Tres tiros sencillos para alguien acostumbrado a lanzar con un defensor encima y un par de metros más alejado, sencillos para alguien que no había fallado ninguno de los anteriores en ese mismo partido, muy sencillos para quien no tuviera clavados los ojos en el marcador y en los dos puntos de desventaja, más sencillo si al mirar a los lados de la zona hubiera algún compañero animando.

No, no iba a ser fácil respirar, tragar saliva y lanzar esos tiros sin nadie esperando el fallo porque el cronómetro estaba a cero.

Giró la vista al árbitro de fondo que tenía el balón en una mano y la otra levantada. Lentamente clavó su pie derecho justo antes de la línea y cogió el balón, tres botes, soplido, tres botes, mirada al aro, tres botes más y el balón listo para salir volando a su objetivo,el mismo ritual de siempre y el balón dentro.

Giró la cabeza de nuevo al marcador y vio subir el punto que acababa de anotar, luego miró más allá y vio a su entrenador y compañeros celebrándolo y dándole ánimos, pasó la vista por el banquillo rival y sólo vio expectación ante el inminente segundo lanzamiento, en la grada mientras tanto se sucedían los gritos de ánimo y los abucheos habituales.

Mismo ritual y el balón dentro de nuevo, un escalofrío recorrió su espalda cuando el balón tocó en el aro y el suspiro de alivio fue tremendo al ver que finalmente entraba. Mirada al marcador y el empate debía relajar los nervios, tiraba para ganar.

Sólo podía ver el aro, no oía nada pese a que en el pabellón habría no menos de mil personas dejándose la garganta. El árbitro le lanzó el balón y entonces lo notó.

Notó como sus brazos se volvían dos trozos de hormigón, notó su saliva tan densa que era imposible tragar, notó su corazón latiendo desbocado, notó la soledad del tirador que tantas veces le habían contado. Respiró hondo y sintió el aire que entraba y salía, cálido y acre por el sudor. Cerró los ojos y parpadeó lentamente, tal y como había hecho mil veces en situaciones parecidas pero es que jamás se había jugado tanto en un solo tiro. Repasó el gesto, la mecánica y vio su brazo estirándose y lanzando el balón en una curva perfecta hacia la canasta. Repitió su ritual y el balón voló al aro….

De pronto el griterío era ensordecedor, los dos banquillos parecían petrificados viendo la pelota surcar los cinco metros de recorrido y él mantenía el brazo en alto con la muñeca suelta y el dedo apuntando al aro, un tiro perfecto, de manual.

Os habéis jugado alguna vez algo de una forma parecida?

Anuncios

12 comentarios to “The shooter”

  1. HombreRevenido 10/06/2013 a 12:23 #

    Tremendo relato.
    Yo tengo un amigo que jugó en ACB y que me contaba que cuando tiras un tiro libre en una final de la Copa del Rey te tiembla todo.

    Yo he sido más futbolero y sólo lo puedo comparar con un penalti en el último minuto. Yo lo tiré y lo marqué, pero era un partido cualquiera de la liga municipal. No había público, pero ay… si llego a fallarlo mis amigos me lo hubieran recordado toda la noche (teníamos cena ese día). Qué presión…

    • axl54 10/06/2013 a 12:54 #

      Yo no he tenido el placer de hacerlo pero en partidos puntuales cuesta hasta respirar.

      Hubiera sido terrible la noche que te habrían dado… y las siguientes, que de estas cosas gusta hacer leña 🙂

      Abrazos, maestro.

  2. BkindZanks 10/06/2013 a 17:04 #

    No… yo he competido solo en deportes individuales y no iba por puntos, sino por ejecución o velocidad. Ningún título compartido dependió de mí.

    Pero imagino que esto debe de ser tremendo… aunque jamás responsabilizaría a alguien de ganar o perder. Si el resto del equipo se lo hubiera currado durante todo el partido, no tendrían por qué estar agobiando al chiquillo, oigaporfavor.

    ¿Y tú?

    • axl54 11/06/2013 a 8:55 #

      Los deportes individuales tienen esa ventaja, dependes de ti para lo bueno y para lo malo.

      Mi experiencia en finales apretados ha sido variada y no es el resto del equipo el que se suele echar encima del que falla, es uno mismo el que se echa la derrota a la chepa (y la victoria pero ahí hay que disimular).

      Besos.

      • BkindZanks 11/06/2013 a 21:30 #

        ¿En serio? ¿La gente no responsabiliza al tirador? No ya el equipo, ¿sino el público y los aficionados?

        ¿Esto lo has escrito desde la tableta?

        ;P

      • axl54 11/06/2013 a 21:36 #

        De todo hay pero lo normal en el equipo es no presionar al que se la ha jugado. Los aficionados y demás es otra cosa.

        Sí, está escrito desde la tablet. Por?

  3. Mientras Leo 10/06/2013 a 20:36 #

    Qué bueno!
    La soledad del tirador, palpable en el tiempo detenido, en cada latido.
    Jugar? nada importante… creo. Supongo que cada decisión implica algo, pero no soy de arriesgar las cosas que me importan realmente.

    Oye, lo dicho, que me ha encantado!
    Besos

    • axl54 11/06/2013 a 8:59 #

      Se pasa mal rato cuando te dejan solo pero si entra, si entra es el paraíso.

      En la vida hay muchas de esas aunque quizás no nos demos cuenta, la responsabilidad pesa. El equipo, la famila… muchas caras alrededor para cuidar.

      Besos.

  4. Mere 11/06/2013 a 8:49 #

    Ha sido como estar ahí. Y el momento, legendario. Comprendo el subidón de adrenalina que se debe sentir… algo mágico. Pero a mi tanta tensión me puede por miedo a fastidiarlo todo. Soy muy deportista, sin embargo lo que peor llevo son los momentos cruciales. A mi no me importa perder, pero cuando el destino de otros dependen de tí…. Uf, ¡cuánta responsabilidad! Un beso

    • axl54 11/06/2013 a 9:46 #

      Esa era la idea, estar ahí.

      No he tenido nunca un tiro para ganar un campeonato pero sí dos tiros libres (1+1 de los antiguos) para clasificarnos para una fase de ascenso a 2ª Nacional, creo que ahora es LEB plata o algo así. Cuando me dieron el balón para el primero se me escapó, imagínate, pero entró ese y el segundo ni me lo pensé.

      A mí no me pesa la responsabilidad, es más prefiero ser yo el que tire el último tiro, pero luego metido en el asunto todo cambia.

      Besos

  5. Irial 11/06/2013 a 21:18 #

    Yo soy una persona muy impulsiva y que doy lo mejor de mi como un acto reflejo. Porque como me pare a pensarlo, ahí llegan las dichosas inseguridades, ese duende malvado que tenemos en nuestro interior y que se ceba contigo cuando se siente la presión. Yo practico muchos deportes, aunque sólo he competido en voleibol. Y te puedo decir que no tengo problema en responder saques, colocar o rematar; porque son acciones inmediatas y te impulso. Pero entonces toca sacar… el acto más sencillo del mundo y que nadie comprende que me cueste tanto… pero me entra un canguelo tal que, en muchas ocasiones, no tengo tanta suerte como el shooter de tu relato y la suerte no me quiere favorecer 😛

    Un abrazo, gracias por el relato y aguantar mi rollo :)))

    • axl54 11/06/2013 a 21:25 #

      La cabeza es nuestra mejor arma y nuestro peor enemigo, gestionar esos momentos es lo que distingue a los grandes del resto. Te entiendo perfectamente, cuanto más sencillo más obligación de no fallar.

      Encantado de leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: