Archivo | Basket RSS feed for this section

End of the finals

22 Jun

playoffs acb Se acababó.

Se han alargado hasta el último momento y hasta ese instante se ha mantenido la tensión por parte de los equipos. Nadie apostaba por series tan largas pero el gen competitivo que los que han ganado alguna vez nunca pierden ha hecho posible el milagro.

Aquí Real Madrid y Barça han brindado una serie emocionante e igualada en la que se ha jugado al ritmo del Barça pero ha ganado el Madrid. Una serie que empezó con polémicas arbitrales y conspiraciones en ambos equipos y que ha acabado con buenos momentos de baloncesto y mucha tensión. Un equipo superior, el Real Madrid, que ha visto que a base de arreones de fe y convicción la victoria estaba a punto de escaparse.

Para mí, las claves de la serie han sido los actores secundarios. Felipe Reyes acabó como MVP de la final cuando su rol en elequipo tendría que ser mucho más secundario. En el Barça han visto como Sada, Mavro…, Todorovic, Jasickevicius o Ingles les daban alas en momentos clave de la serie a falta de aportación de los titulares.

Otro factor clave ha sido el balance de pérdidas/recuperaciones y el rebote. Aquí si se ha aplicado el equipo blanco y los culés han permitido muchos puntos en segundas y terceras opciones y en transiciones después de una pérdida.

Y el tercer factir, la inoperancia de demasiados titulares del Barça. Lorbek desaparecido, Oleson tan pendiente de Carroll que no metía ni los tiros libres, Navarro medio cojo, Tomic buscando a Lorbek. En el Madrid han estado por debajo de lo esperado pero han aportado más, sobre todo un Mirotic que ha acabado siendo clave y que debe ir con la Selección ya.

El Madrid ha sido el justo ganador pero tendrá que mejorar si quiere que su juego se consolide con títulos, este Barça mermado ha estado a punto de costarle el puesto a su entrenador y que el título se celebrara en casa de su eterno rival.

Mención especial a las dos decepciones de la final. Rudy Fernández y Pablo Laso. El primero demostró no tener más de quince años mentales cuando festejó su primer triple de veinte intentados, algo injustificable en un profesional que cobra por tener más acierto y menos tontería (yo he sentado a jugadores por mucho menos). El segundo dio un curso de inoperancia táctica en el último partido, en el resto también pero tampo es necesario hacer más sangre. Ese tiempo muerto en el que lo único que articula es “si hay zona…… …. si hay zona…. pase, pase, pase vale? pase, pase, pase”. Estooooo, moment dejà vu con Lolo Sainz gritando “venga que sabemos jugar al baloncesto, vale, venga, salimos a jugar como sabemos”. Vamos que en sesenta segundos eso sea lo que le tienes que aclarar a un grupo de jugadores de primer nivel es para pensar que el título de entrenador te lo han dado; también explicaría como Xavi Pascual con una zona rácana les remontaba una y otra vez.

En fin, enhorabuena a los campeones y un aplauso al finalista porque ha peleado hasta el último suspiro.

campeón acb

the finals

En la NBA se ha visto la serie más intensa desde la de los Lakers-Pistons de 1988. Los Spurs han luchado y han tenido la victoria a su alcance pero la derrota en el sexto partido después del triple de Ray Allen, lo ponía casi imposible.Finalmente el anillo para Miami y James MVP de la temporada y las finales, a mi juicio podía haberlo compartido con el eterno Duncan.heat_spurs

Y ahora a esperar el Europeo para seguir dusfrutando del basket

Tiburones

18 Jun

Joder, joder, joder…. miro el reloj de nuevo. Joder, joder, joder, parezco el protagonista de “Cuatro bodas y un funeral” cuando llega tarde a la primera de las bodas. No, no me he dormido es que al final me ha costado más de la cuenta dejar a las pequeñas durmiendo antes de salir. Es igual, el pabellón está cerca y en quince minutos como mucho estoy allí.

Al fin llegaba el partido contra los líderes, los que nos ganaron (justamente) la final de copa. Momento de dar un golpe en la mesa y demostrar que, una vez asegurado el subcampeonato, el título aún no estaba decidido. Nos visitaban los Taurons, líderes invictos en liga y copa y los únicos capaces de pararnos esta temporada (la otra derrota fue un cúmulo de desgracias ya vengadas).

El partido está acabando su primer cuarto y vamos bajo en el marcador por tan solo un punto. El segundo cuarto es malo y aporta poco al partido, al descanso tres bajo y la sensación que a poco que juguemos a nuestro nivel el partido es nuestro.

Pasa el descanso y el tercer cuarto es un calco del segundo, poco baloncesto y mucha tensión para acabar tres abajo.

Cuarto final y todo por decidir. Tras unos primeros minutos que no auguran nada bueno se abre la caja de los truenos. Ocho bajo en el marcador y nuestro base suelta un latigazo desde el triple, una buena defensa y es nuestro cuatro el que anota un nuevo triple. La moral se recupera y quedan dos minutos para soñar. Para soñar y seguir bregando contra un rival que vende muy cara su derrota. El tanteo se queda inamovible.

24 segundos y posesión para nosotros, todo parece de cara para una victoria muy trabajada. Pero a 8 segundos del final nos jugamos un tiro estúpido extraño que fallamos y le da la vuelta a la situación, toca morir defendiendo y no hacer falta. La suerte está de nuestro lado, ellos atacan de la peor manera posible y nos vamos a una prórroga que veíamos perdida.

Cinco minutos más de sufrimiento y de nervios en los que se combinan un par de acciones brillantes con otros errores y precipitaciones que lo dejan todo igual que cuando empezó. Cinco minutos en los que el equipo rival se queda bajo mínimos al perder a uno de sus jugadores por personales y nosotros lo compensamos con la expulsión por personales del todoterreno del equipo y posterior técnica al banquillo cuando le dio una patada a una botella que cruzó medio campo.

Inicio de la segunda prórroga y al fin mostramos los nervios más templados y la cabeza algo más fría, se evitan las pérdidas (incontables) y se les hace trabajar de lo lindo en defensa ahora que tienen a un hombre menos. Poco a poco se abre una pequeña brecha en el marcador que ellos evitan que sea mayor a base de cojones coraje. En esos momentos el crono juega en nuestra contra y también contra nuestros nervios. Tras un rosario de faltas y tiros libres se oyó el pitido que confirmaba que sí que podemos ganar a este equipo y que soñar con el título de la regular está a una sola victoria.

La alegría se pintaba en la cara de todos, aunque los nervios se seguían haciendo notar. Mi ronquera continúa después de la sesión de gritos de ánimo e instrucciones.

Go Pancers!!

The finals

11 Jun

Y si mayo es tiempo de playoffs, junio lo es de finales. Los estudiantes van acabando el curso entre exámenes y nervios y las grandes ligas no son menos. En la NBA ya han servido el segundo plato y de momento la cosa está empatada entre los talentosos Beach Boys de Miami y los abueletes de San Antonio, visto lo visto por ahora si las cosas les ruedan bien a Miami se acabará la serie pronto pero como San Antonio consiga llevar el partido a su terreno puede haber una gran sorpresa.

Y la ACB/Liga Endesa ya tiene también su duelo servido entre los dos equipos de fútbolcesto, algo que llena páginas de periódico pero que es de discutible bien para el basket.

El primer choque no ha defraudado a nivel emoción y polémica pero el nivel de baloncesto decepcionó un poco. Sada fue el referente en un Barça desdibujado y del Madrid Sergio Rodríguez fue el referente en los momentos claves. Para mí, el factor clave fue que al Barça le faltó matar el partido al principio del último cuarto y dejó que el Madrid creyera, ninguno de los dos está ahí por casualidad y dejar con oxígeno a un rival de tanto nivel suele pasar factura.

Hoy segundo asalto en Madrid antes de viajar a Barcelona. Tras lo sucedido en el primer partido, cabe esperar cualquier resultado pero hoy el equipo de Xavi Pascual tiene que ir a por la victoria si no quiere enfrentarse a un imposible que es remontar el 2-0.

Yo hoy vuelvo a votar por el Barça porque sin hacer nada está todo el partido sin que se le vaya el Madrid.

Apuestas?

PD. A estas horas, la serie de Miami-San Antonio va 1-1

The shooter

10 Jun

El chico se acercó a la línea con la mirada fija en el techo del pabellón. No había mirado el marcador en todo el partido pero ahora era incapaz de despegar la vista del tanteador, si el tiro hubiera entrado ya no habría que preocuparse pero se había desviado con la falta.

Tres tiros libres eran la distancia a recorrer para ganar el partido, para seguir soñando con un título más que deseado.

Tres tiros sencillos para alguien acostumbrado a lanzar con un defensor encima y un par de metros más alejado, sencillos para alguien que no había fallado ninguno de los anteriores en ese mismo partido, muy sencillos para quien no tuviera clavados los ojos en el marcador y en los dos puntos de desventaja, más sencillo si al mirar a los lados de la zona hubiera algún compañero animando.

No, no iba a ser fácil respirar, tragar saliva y lanzar esos tiros sin nadie esperando el fallo porque el cronómetro estaba a cero.

Giró la vista al árbitro de fondo que tenía el balón en una mano y la otra levantada. Lentamente clavó su pie derecho justo antes de la línea y cogió el balón, tres botes, soplido, tres botes, mirada al aro, tres botes más y el balón listo para salir volando a su objetivo,el mismo ritual de siempre y el balón dentro.

Giró la cabeza de nuevo al marcador y vio subir el punto que acababa de anotar, luego miró más allá y vio a su entrenador y compañeros celebrándolo y dándole ánimos, pasó la vista por el banquillo rival y sólo vio expectación ante el inminente segundo lanzamiento, en la grada mientras tanto se sucedían los gritos de ánimo y los abucheos habituales.

Mismo ritual y el balón dentro de nuevo, un escalofrío recorrió su espalda cuando el balón tocó en el aro y el suspiro de alivio fue tremendo al ver que finalmente entraba. Mirada al marcador y el empate debía relajar los nervios, tiraba para ganar.

Sólo podía ver el aro, no oía nada pese a que en el pabellón habría no menos de mil personas dejándose la garganta. El árbitro le lanzó el balón y entonces lo notó.

Notó como sus brazos se volvían dos trozos de hormigón, notó su saliva tan densa que era imposible tragar, notó su corazón latiendo desbocado, notó la soledad del tirador que tantas veces le habían contado. Respiró hondo y sintió el aire que entraba y salía, cálido y acre por el sudor. Cerró los ojos y parpadeó lentamente, tal y como había hecho mil veces en situaciones parecidas pero es que jamás se había jugado tanto en un solo tiro. Repasó el gesto, la mecánica y vio su brazo estirándose y lanzando el balón en una curva perfecta hacia la canasta. Repitió su ritual y el balón voló al aro….

De pronto el griterío era ensordecedor, los dos banquillos parecían petrificados viendo la pelota surcar los cinco metros de recorrido y él mantenía el brazo en alto con la muñeca suelta y el dedo apuntando al aro, un tiro perfecto, de manual.

Os habéis jugado alguna vez algo de una forma parecida?

Playoffs

5 Jun

Tengo muy abandonado el blog, lo sé pero es que me falta tiempo para ordenar pensamientos y escribirlos y ya fue bastante caótica la última entrada. Pero es que es mayo y mayo es tiempo de playoffs y eso es casi casi religión para mí. Tiempo en el que las botas se vuelven negras y que los niños dejan lugar a los guerreros de la pista. Sin un minuto para ver los partidos pero siguiendo toda la actualidad en la pantalla del móvil, Twitter, Whatsapp, cualquier medio es bueno para irse enterando de cada resultado, de cada acción.

Los cuartos de final suelen ser la mejor oportunidad para que alguna de las cenicientas dé la sorpresa y este año ha habido doble sorpresa al caer el tercero y el cuarto, los dos en el partido de desempate que se jugaba en su propia pista. El su serie, el Madrid aplastó a su rival, un BluSens Monbús que ya estaba más que contento de disputar el playoff, y dejó para el recuerdo la imagen de la afición del Obradoiro ovacionando a Jaycee Carrol por su pasado en el club. El Barça sufrió más de lo esperado pero, como decía el gran Aíto, aplicó la lógica. En Vitoria saltó la sorpresa y se impuso el GranCa contra todo pronóstico. Y el duelo más igualado era el que disputaba un Valencia Basket muy irregular y un CAI que quería reverdecer laureles pasados. Al final pudo más la ambición zaragocista y después de una de las series más anotadoras de la historia fue el que pasó de ronda.

Las semifinales estaban servidas y era el momento de comprobar si las cenicientas tenían hambre de más o si daban por bueno haber llegado hasta aquí.

Primer partido y el R.M. barre a un CAI que ilusionó el primer cuarto para luego desaparecer del partido. Turno para el Barça y el GranCa que disputan un partido mucho más igualado que al final se lleva el Barça. La lógica se imponía en el primer duelo.

Segundo partido y mismo guión en la serie R.M.-CAI, con el equipo blanco imponiendo su calidad en todas las posiciones. Y lo mismo para el Barça-GranCa, con un marcador apretado hasta el final pero con el Barça controlando en todo momento el partido.

Tercer partido  que sirve para que el R.M. se clasifique por la vía rápida y espere rival de la otra serie, que se desplaza a las islas.

Y hasta aquí ha llegado la historia de momento. Esta noche se verá si mi apuesta por una cenicienta que disputara la final se queda en nada (como parece que así será) y se continúa con el derby futbolero en el basket… otro año más.

Siendo sincero, el R.M. ha jugado una temporada excepcional con algunos borrones importantes, el primero la Copa del Rey y su derrota frente al Barça y posteriormente la debacle en la Final Four de Londres. Es un más que merecido finalista y, por mucho que me pese, un más que digno campeón si consigue al final el título.

El Barça ha jugado una temporada muy irregular, se clasificó por los pelos para la Copa del Rey y luego la ganó, a trancas y barrancas se metió en la Final Four y luego se vio superado por el CSKA. Sería injusto decir que lo merecen menos pero sí que es cierto que no están brillando lo que se esperaba, las lesiones de casi todos los baluartes del equipo (Navarro a medio gas, Mickeal fuera, Jawai fuera, Marcelinho con molestias, Lorbek que corre menos con el bolsillo lleno) en algún momento de la temporada han sido mucho lastre para poder aspirar a todo.

Si finalmente es el GranCa el que disputa la final… pues será un premio a una filosofía distinta de la de los dos grandes y la vuelta a una final ACB para Pedro Martínez, posiblemente el mejor entrenador nacional o al menos el que más rendimiento le está sacando a su plantilla (ya veríamos donde estaba el GranCa con Xavi Pascual o Pablo Laso al mando).

Apostamos? R.M-Barça? Remontada histórica de los amarillos?

Resaca de copas

8 Abr

Uno ya tiene una edad y las copas le sientan regular… regular tirando a mal, así que poco a poco las he ido dejando de lado hasta que han desaparecido. Pero Marzo trae esa locura que todo lo altera y este año me traía la copa en la que por primera vez participaban los Pancers y la primera vez en la que vivía en primera persona (aunque más lejos de lo que me hubiera gustado) un torneo de k.o.

Un lunes feliz, muy feliz, la semana venía cargada de basket. El martes unos cuartos que no debían suponer más que un trámite, como así fue, victoria apabullante y descanso hasta las semis del sábado. Una semana nerviosa dio paso a un partido en el que el rival tenía muy poco que perder, habían eliminado a uno de los favoritos en cuartos, y mucho que ganar. Pero los Pancers de esta temporada son un rodillo que no deja sitio a las sorpresas y aplicando las convenientes dosis de contundencia defensiva y fluidez en ataque, barrieron a un equipo que lo poco que pudo oponer duró menos de diez minutos. La lástima es que uno de los titulares se quedaba sin ficha por una trifulca absurda con el partido ya concluído.

El presi

Kristian punteando

 

Domingo por la mañana y, pese a que el partido comienza a las 12:00, los whatsapps no paran desde antes de las nueve. Que si nos devuelven la ficha, hay que hacer un descarte…. el teléfono emite un sonido martilleante cada pocos segundos… hasta las diez y media, a partir de ahí silencio y concentración. El partido empieza puntual y desde el primer momento deja claro que son los dos mejores equipos los que están en la pista. Intercambio de canastas, defensa intensa y buen baloncesto en cada jugada. Poco a poco los nervios iniciales se van soltando y a base de corazón los Pancers se mantienen en el partido, dos latigazos desde casi ocho metros nos ponen por delante y la brecha va aumentando aunque sin superar los diez puntos.

No hay tiro fácil

Así se llega al último cuarto. Todo transcurre con normalidad hasta que a falta de cuatro minutos los nervios nos pueden y la renta se dilapida en tres jugadas para dejarlos por delante. A partir de ahí más nervios y más precipitaciones que dejaban el partido visto para sentencia. Derrota con sabor a victoria y que permite afrontar lo que resta de temporada con un objetivo claro, la clasificación para el ascenso e intentar derrotar a Els Taurons para ganar el título de liga.

 

Entrega de trofeosEntrega de Trofeos

Una familia felizLos subcampeones

Fotos obtenidas de amicsdelcesto

It’s my style

26 Feb

A finales de los 80 y principios de los 90, el showtime iba acabando sus días de gloria a base de títulos y de construir una dinastía que enamoró (y sigue enamorando) a los aficionados al basket. Por contra aparecía un nuevo estilo de juego, menos bonito pero igualmente espectacular, y sus primeros exponentes fueron los “Bad Boys”, los Detroit Pistons de Chuck Daily con Isiah Thomas, Joe Dumars, Dennis Rodman, Ricky Mahorn, Billy Laimbeer y un banquillo que haría palidecer a muchos equipos actuales.

detroit-pistons-bad-boys-01g

Se acabó el anotar como máquinas, el correr persiguiendo a esos aleros que volaban por las bandas esperando un balón para anotar una bandeja o hundir el balón con un tremendo mate. Presión al primer pasador, carga sobre el rebote ofensivo para evitar la salida rápida y una vez detenida la transición rápida… mucha cera en el juego estático y la instauración del desquicio colectivo como método extra de defensa.

HackAShaqPero estos sólo fueron los pioneros, a ellos les siguieron muchos otros que el gran Andrés Montes etiquetó como “Estopa Mix”. Los Knicks de Pat Riley casi ganan un anillo (ay si llega a entrar el triple de John Starks), con un juego interior en el que destacaba la calidad de Pat Ewing y la contundencia de Charles Oakley y Anthony Mason. La llegada de Shaquille O’Neal y su incapacidad para anotar tiros libres creó el “Hack-A-Shaq” (golpear a Shaquille), una táctica que consistía en colgarse del gigantón y hacerle faltas para que fallase los tiros libres… y la lista podría ser eterna.

url-2

El año pasado, el espíritu de los más duros volvió a las pistas reencarnado en un equipo viejuno que hizo de defender a muerte su lema y en dejar a los rivales en anotaciones bajísimas una constante. Ese equipo continúa una año más y además este año lo hace ganando y dando espectáculo en ataque.

Y sí, no lo puedo evitar. Llevo sin pisar una cancha de basket desde el último partido de la temporada 2011-2012. Sin entrenar (a nada) desde el día que mis pequeñas llegaron a este mundo. Y sin embargo estoy al día de absolutamente todo lo que se cuece en ese cajón desastre que son los Pancers y preparando el regreso para el año que viene. Sigo los partidos por whatsapp, comento lo que va sucediendo y voy fijando objetivos en septiembre.

Mis tiempos de showtime quedan tan atrás que casi son en blanco y negro, ahora toca emplearse a fondo para parar a cualquier rival.

Being a Bad Boy