Tag Archives: AUPABALONCESTO

Begin the begin

22 Oct

Primeros de octubre (ya sé que se está acabando el mes pero esto lo empecé el día 3) y los mismos nervios de todos los años. Llega el puente del 9 d’Octubre y con él el inicio de la temporada. Si, el próximo fin de semana empieza una nueva temporada para los Pancers y aunque este año estaré apartado del juego, sigo completamente vinculado a ese gran grupo que formamos el año pasado.

Ha pasado un verano en el que se han concretado un par de fichajes que tienen que hacer mejorar, y mucho, el juego del equipo. Un 4 que puede jugar como 5 y que en caso de abrirse también puede aportar algo de tiro y ayudar a descongestionar la zona y un base que traerá más serenidad en la dirección y en la subida del balón ante nuestras “temidas” presiones. También ha vuelto un jugador interior con buena visión de juego que en la temporada pasada se bajó del barco demasiado pronto por problemas físicos.

Este año será el de consolidarse en la categoría y el de un más que posible ascenso pero sobre todo tiene que ser el año de consolidar el proyecto del equipo, el de mantener las muchísimas cosas buenas que se consiguieron el año pasado y añadir un punto de competitividad y que todos aporten un poco más.

Desde fuera seguiré cada partido, los movimientos dentro del vestuario. Lo seguiré con un halo de pena por no poder estar ahí y con un mucha alegría por el motivo por el que no estoy. Pero sobre todo, lo seguiré con una inmensa gratitud porque ahí me reencontré con sensaciones que estaban tan olvidadas que pensaba que jamás volvería a pasar por ellas.

Señoras y señores, esto es BA-LON-CES-TO y no se juega, se siente.

Pdta. A día de hoy, los Pancers van lideres de su categoría con dos victorias incontestables.

Pdta 2. No se me ocurre mejor día que el del nacimiento de uno de mis ídolos para publicar este post. Gracias Drazen por enseñarme a levantar el puño después de cada canasta, por bailar con un balón en las manos, por tirar mil veces cada día al acabar el entrenamiento, por ayudar a sacar lo mejor de mí.

Anuncios

No pudo ser.

28 Jun

Y después de una semana de parón obligado por retirada del rival, nos plantábamos en casa a despedir la temporada. Un partido que se preveía intenso porque, sin jugarnos nada ninguno de los dos equipos, ellos no querían descolgarse de los puestos de arriba y nosotros peleábamos por “liderar” el grupo de abajo. Intenso también por la emotividad de las despedidas, en una temporada en la que se había conseguido conjuntar un bloque muy fuerte con un montón de retales y en la que yo he retomado sensaciones olvidadas a ambos lados de la línea de banda.

Un buen calentamiento nos preparaba para un partido que se preveía duro y el primer contratiempo vino en forma de retraso de la anotadora. Un cuarto de hora más para ir cociéndonos en el horno en el que se iba convirtiendo el pabellón y para perder un poco la intensidad con la que estábamos.

Salto inicial y pese a la bajada de intensidad por el retraso, nos ponemos por delante con un buen juego y lo mantenemos durante todo el primer cuarto. Objetivo cumplido, no salir dormidos como hicimos en el partido de ida.

Un minuto para recuperar el aliento y recomponer las ideas y a por el segundo. En los segundos diez minutos se perdió frescura en el ataque y su presión empezaba a hacer mella y a provocar demasiadas precipitaciones por nuestra parte. El daño no fue grande pero empezaba a preocupar que no pudiéramos abrir brecha en el marcador. Aprovechando el parón me acerqué a comentar con la colegiada lo que me parecía un arbitraje injusto e intentar hacerle ver que pitar dos faltas a un equipo que presiona a toda la pista y 8 a uno que defiende en zona no es muy normal.

El descanso nos vino bien para recuperar energía pero había miedo a salir descentrados, afortunadamente no fue así pero su juego nos seguía haciendo daño y haber perdido al base titular en el minuto 2 nos hacía daño en la rotación. Al acabar el tercer cuarto el tanteo ya era favorable a ellos y los nervios empezaban a aflorar. Seguíamos acumulando faltas mientras al rival prácticamente no le señalaban ninguna.

El cuarto cuarto fue el desastre total, una sucesión de errores por parte de todos que acabaron con un jugador descalificado, otro con una técnica y los dos banquillos increpándose de una punta a otra del pabellón. Bien es cierto que dos jugadores del equipo rival se dedicaron gran parte del partido al innoble arte del trash talk, pero no hay que quitarse méritos porque caer en algo tan tonto y tan burdo es ridículo y más en un grupo de veteranos.

Al final, descalabro para acabar la temporada y una duodécima posición que no es justa del todo con el juego desplegado pero que se ajusta bastante. Doce victorias que han sabido a miel y treinta y una derrotas que han dolido de diferente manera según se producían y contra quien. Y justo antes, a falta de doce segundos, cambio y al banquillo para recibir una pequeña ovación de los compañeros y para sentir una presión en la garganta que se había ido agrandando según se descontaban los minutos para acabar.

Y en el vestuario, unas palabras de despedida con sabor a lágrima y un polo con el escudo del equipo y la firma de todos los miembros del equipo para no olvidar una temporada que ha quitado años a mi cabez y ha sumado a mis rodillas alguno más.

Fin, se acabó. La aventura con Pancers Basket tocaba a su fin y se cerraba una página más en el libro de la vida. Se acabaron los gritos, los rebotes, los tiros, los robos, los golpes, los empujones y todo lo que se vive en un partido de competición. El domingo se acabó el competir aunque siempre quedará el seguir yendo a tirar a mediodía.

Gracias

22 Jun

Gracias a Jose Luis #8 por tener una idea loca el verano pasado y pensar que se podía llevar adelante, por ser capaz de no dejarse vencer por los malos momentos iniciales y continuar con la misma ilusión durante la temporada. Gracias por acordarte de mí.

Gracias Germán #9 por ser cofundador y ser el primer fichaje de este proyecto y por ser el director de orquesta en los momentos difíciles.

Gracias Manolo #11 por subirte al carro conmigo y por aguantar todo lo que has podido.

Gracias Sergio #7 por el esfuerzo y por las ganas que has puesto siempre que has venido.

Gracias Alf #12 por seguir siendo el mismo que el primer día en que nos conocimos.

Gracias Edu #15 por las ganas de aprender, por la intensidad, por el buen rollo que has destilado.

Gracias Ricky #14 porque me has vuelto a enseñar que esto del basket es cosa de actitud y a ti te sobra.

Gracias Santi #4 por esos madrugones de domingo, por esas sesiones de tiro tostados al sol y por querer seguir mejorando.

Gracias Iván #32 por implicarte desde el primer segundo y por intentar que todo haya sido mucho más fácil.

Gracias Jorge #6 por intentarlo.

Gracias David #00 por estar cuando has estado.

Gracias Isma #35 por llegar el último, no conocer a nadie y ser uno más a los cuatro ratos.

Gracias Raúl #6 por renovarnos la ilusión cuando andábamos perdidos.

Gracias a todos por haber formado este grupo con el que hemos pasado un gran año, por compartir tantos momentos, euforias, bajones, palmadas, bloqueos, sudores, golpes… por compartir tanto baloncesto y por hacerlo siempre con una buena cara.

Gracias por no bajar los brazos ni con el peor resultado en contra, gracias por levantaros después de cada derrota y gracias por los abrazos después de cada victoria.

Gracias por haber hecho de un nombre una filosofía, por convertir el pancer en una seña de identidad y de entender este deporte.

Este fin de semana hay que despedirse a lo grande, intentándolo todo contra un rival que nos supera por mucho en la clasificación. Será estupendo si lo logramos y si no… siempre nos quedará el saber que lo hemos intentado.

Go Pancers!!

Jornadas 31 y 32.

14 Jun

Sudor, mucho sudor es el resumen de dos partidos en los que el resultado ha sido dispar pero el sabor al final de los mismos ha sido igualmente bueno.

El primero de los dos nos enfrentaba a uno de los equipos en posición de ascenso y en el que juegan varios ex-compañeros de muchos de nosotros. Un partido en el que sabíamos lo difícil de ganar pero El domingo por la tarde, a la hora en la que los toreros salen a la plaza, nosotros salimos a calentar. Lo de calentar es una forma de hablar porque el pabellón estaba a más de 30º y parecía un horno, afortunadamente la entrada principal estaba abierta y corría una ligera brisa que lo hacía soportable. Unas carreritas para soltar los músculos, unos estiramientos para evitar lesiones inoportunas y un poco de tiro para ir afinando la muñeca justo antes de comenzar el último partido como visitantes.

Y ya desde el salto inicial se adivinaba que no era nuestro día y que nos iba a costar horrores estar en el partido. El primer parcial malo pero nos mantenía en el partido. En el segundo mejorábamos y nos conseguíamos acercar muy tímidamente pero al menos mantenía la esperanza de poder luchar de nuevo por el partido.

El tercer cuarto nos volvía a alejar en una de nuestras características pájaras y todo el trabajo anterior se venía abajo, pese a todo, el equipo continuaba con la misma actitud de entrega y concentración. Y así, manteniendo la entrega pero lejos en el marcador, llegamos a un último cuarto en el que se jugó pensando en el siguiente partido y se intentó sacar algo de provecho en unos minutos en los que el resultado ya era lo de menos por la claridad de la derrota.

Después de romper la racha de victorias, tocaba pensar ya en los siguientes compromisos. A priori el siguiente sería un partido asequible y todos tendríamos oportunidad de disputar minutos. El jueves disputamos un amistoso contra un equipo que ya conocemos bien (hemos jugado tres veces contra ellos) de dos categorías por encima de la nuestra. Esta vez iba a ser la primera en la que seríamos bastantes para intentar ganarles. El partido fue intenso y muy divertido, como el resto de veces que nos habíamos visto las caras, pero esta vez les plantamos cara y durante todo el partido estuvimos con alternancias en el marcador. Al final, un error mío en el conteo de puntos dejó el resultado en el aire pero salimos todos muy contentos del partido que habíamos hecho.

Y llegó el domingo, penúltimo partido de casa y ante un equipo al que debíamos ganar sin excesivos problemas. Por no alargar demasiado la crónica de un partido sin historia, basta con decir que ganamos todos los cuartos menos el último que lo empatamos. Buen partido en defensa, brillante en ocasiones, dejando al rival en 19 puntos. En ataque ya hubo más peros que poner pero es que las energías se nos fueron en defender.

Encarrilamos el final de temporada con opciones de mejorar un par de puestos en la clasificación y con el convencimiento que el proyecto está afianzado para que el año que viene sean muchas más las alegrías que este grupo pueda tener.

Threeeeee in a row. Jornada 30

30 May

Entrada 101 del blog, la 100 la gasté en patalear contra algo que me toca la fibra y la 101 va de alegrías deportivas.

30 jornadas han hecho falta para conseguir encadenar tres victorias consecutivas. 30 jornadas en las que hemos sido completamente incapaces de mostrar consistencia y continuidad en nuestro juego, incapaces de mostrar una personalidad que poco a poco se va plasmando en la pista. Hemos conseguido llenar de intensidad los 40 minutos que dura el partido, creer en nosotros mismos, apretar los dientes en defensa y dejar a todos los rivales en una anotación veinte puntos por debajo de la habitual.

El trigésimo partido tenía un sabor especial, podíamos encadenar tres victorias consecutivas y había cuentas pendientes con el rival por el arbitraje del partido de ida. Durante la semana el ambiente se iba caldeando en el equipo y todos teníamos clarísimo que este partido había que ganarlo. A la hora de entrenar no se reflejó tanto entusiasmo y fuimos a entrenar los cinco habituales, con lo que tampoco dio para mucho el entrenamiento.

El domingo madrugón, el antepenúltimo de la temporada, para estar bien despiertos desde el salto inicial. Calentamiento intenso y muchas ganas de empezar durante esos minutos.

Las 10 y el balón al aire, empieza el primer cuarto y el balón cae del lado contrario pero una primera defensa impide que nos anoten. Ataque y canasta trabajada. De nuevo otra defensa intensa y un rebote los deja a cero. Así se sucedieron los diez primeros minutos de partido y casi se podría decir que los diez siguientes. Una gran defensa que conseguía dejar en 13 puntos a los contrarios en 20 minutos y a eso había que sumarle el buen criterio en ataque durante gran parte de esa mitad.

Un descanso que se hace eterno nos enfría y comienza el tercer cuarto con una de esas desapariciones tan nuestras. Pese a todo conseguimos salvar los muebles y minimizar los daños, un tanteo ridículo que nos mantiene con cierto margen en el marcador.

Y comienza el último cuarto con el otro equipo creyendo en la remontada y nosotros aferrándonos a los puntos que habíamos conseguido de colchón. Los minutos iban pasando y la renta disminuía de forma lenta pero constante. A falta de dos minutos sólo dos puntos. Un triple suyo y nos ponía por detrás en el marcador por primera vez en todo el partido, el momento que nos había atenazado durante esos minutos había llegado, perder el partido pasaba de ser una posibilidad a una realidad. En ese momento, en vez de venirnos abajo mantuvimos la cabeza fría, habíamos sido capaces de ganar ese partido por más de diez puntos, sólo había que volver a ponerse las pilas en ataque y mantener la intensidad en defensa. El partido se fue trabando más y más y cada ataque era una auténtica batalla para ganar la posición o coger el rebote. Los tiros libres se sucedían y nos mantenían por delante en el marcador pero mínimamente.

Último minuto y el partido en un puño, ataque nuestro y canasta que nos ponía por delante. Ataque de ellos y una buena defensa nos mantenía arriba en el marcador. Nuevo ataque y dos tiros libres anotados, el reloj apenas se había movido y aún quedaban treinta segundos, un mundo. Ataque del rival y canasta que los colocaba a un punto. Presión a toda la pista y 28 segundos… pase, pase, pase y canasta!!! Tres arriba y dieciséis segundos por disputarse. Ataque saldado con canasta y de nuevo a un punto pero con un par de pases se rompe la presión y VICTORIA!!

Los nervios del banquillo explotan en un grito y un enorme abrazo envuelve a los diez Pancers que habíamos acudido al partido. Saltos y palmadas antes de ir a saludar a un rival que había estado a punto de darnos un disgusto después de ir perdiendo de bastante y la fiesta continuó en el vestuario. Igualábamos en victorias al equipo que acabábamos de ganar, lo superábamos en la clasificación y además nos acercábamos a los equipos que nos precedían, con algo de suerte y una buena dosis de esfuerzo podíamos quedar a mitad de tabla, algo que no debería ser un sueño si no fuera por la mala primera vuelta que hemos hecho.

A nivel personal no me puedo quejar del partido, una buena actuación en defensa tanto en el exterior como en el interior de la zona, contundente bajo el aro y cerrando bien a los tiradores rivales y en ataque pocos puntos pero importantes con un tiro libre y una canasta en carrera genial.

Quedan cuatro jornadas para que se acabe esta temporada, cuatro jornadas para seguir disfrutando del basket, cuatro jornadas para dejar cerrado el proyecto Pancers 2012/2013 y pensar en logros mayores. Las disfrutaremos al máximo y trataremos por todos los medios de extender esta racha.

GoPancers.

2 in a row Jornada 29

22 May

Esta jornada teníamos enfrente a uno de los cocos de la categoría, el segundo clasificado. En casa le dimos problemas pero acabamos perdiendo como tantas otras veces. El reto esta vez era mayor, uno de los titulares no podía venir por trabajo y había que suplir su baja como fuera. Como postre, el jueves no fue a entrenar ni el tato, incluido yo. Ya teníamos los elementos para sufrir una derrota pero eso de ver como el Olympiakos le ganaba primero al Regal Barça y luego tumbaba en la final al CSKA para proclamarse campeón de Euroliga, daba motivos para pensar en el milagro.

Y llenos de optimismo, nos plantamos el sábado a las tres de la tarde en una pista en la que habíamos ganado en nuestra última visita (jornada 24). El horario también se las traía y hacía que varios componentes del equipo llegasen más tarde que el resto, lo cual tampoco es que tranquilizara mucho. Pese a todo, el calentamiento sirvió para centrarnos y para intentar salir lo más enchufados posible. El tiempo se va acabando y cuando el árbitro señala tres minutos para el inicio del partido, finalmente estamos todos los jugadores disponibles en pista.

Salto inicial ganado y primer ataque ante un equipo que defendía en individual y realizaba una tímida presión que nos permitía ir encontrando nuestro sitio en ataque y nuestra identidad en defensa, lo primero algo que nos cuesta un mundo hacer y que en este partido conseguimos en pocos minutos, lo segundo, algo que cada día va a mejor y nos permite ir afianzando nuestro juego. Primer cuarto ganado por la mínima y primeros nervios en el rival.

El segundo cuarto fue un calco del primero y acabó con un empate que nos dejaba un punto por arriba y nos permitía soñar con una victoria.

El tercer cuarto comenzaba con el rival apretando de lo lindo en defensa y forzando pérdidas de balón, afortunadamente el equipo trabajó a tope en el balance defensivo y la sangría no fue tanta como en otras ocasiones. Ahí fue clave el sacrificio de todos en recuperar rápidamente para evitar encajar canastas fáciles, algo que siempre ha sido intermitente y el sábado fue una constante. El final del tercer cuarto nos dejaba cinco puntos por detrás en el marcador pero no había mermado nuestras posibilidades y todos creíamos que el partido no estaba perdido ni mucho menos.

Quintetos a pista para afrontar un último cuarto con todo en el aire. Y el partido, ajustado como está, se va endureciendo por momentos. En esta ocasión somos nosotros los que pescamos en río revuelto y primero nos ponemos por delante y poco a poco vamos abriendo brecha hasta conseguir una renta que dispara las alarmas en los contrarios que ven peligrar su segunda posición en la tabla si sufren una nueva derrota. Faltas y más faltas para evitar nuestras posesiones largas y por nuestra parte, calma y más calma para mantenernos por delante. El reloj iba desgranando los segundos muy lentamente pero se acercaba un final que, por inesperado y difícil, hizo que se desbordara la euforia en nuestro equipo y la frustración en el rival.

Disfrutamos de esa tarde maravillosa, nos fuimos de cena y fiesta posterior y ya estamos pensando en lo que no hemos conseguido en toda la temporada…. encadenar una tercera victoria que nos acercaría a mitad de tabla, algo que por el juego desplegado sería más justo. Si lo conseguimos será perfecto, si no…. que nos quiten la satisfacción de haber ganado a uno de los mejores equipos de la categoría.

Go Pancers!!

Jornada 28 Habemus ganado

18 May

Tras unas semanas en las que habíamos encajado un par de derrotas abultadas, con más o menos acierto en ellas, nos encontrábamos con el colista de la categoría. Uno de esos partidos en el que no tienes mucho a ganar pero que como pierdas te llevas un palo moral duro.

El jueves el entrenamiento fue bastante intenso y nos permitió comprobar que nuestro estado de forma iba mejorando en líneas generales, algo que necesitamos para poder acabar los partidos en condiciones.

Y llegó el domingo y, tras el madrugón correspondiente, comenzaron las carreras y los lanzamientos a canasta entre bromas. Poco a poco iba subiendo la intensidad para conseguir entrar en el partido al 100% y no dar oportunidad a que nos sorprendieran con una de nuestras habituales salidas en modo “siesta”. El equipo rival invitaba a pensar en la paliza pero en baloncesto no todo es como parece. De momento, pese a la evidente diferencia de altura a nuestro favor, el salto inicial favorecía a los rivales. El partido comenzaba con nuestra característica defensa fuerte y nuestros fallos en ataque pero en pocos minutos conseguíamos abrir la primera brecha en el marcador.

Y de ahí al final todo siguió igual, defensa muy fuerte nuestra y un ataque consistente que nos permitía mantener e incluso agrandar la diferencia hasta el tanteo final de 65-28. Una paliza en toda regla, de esas que a todos nos gusta regalarnos de cuando en cuando.

A nivel personal me llevé una sensación agridulce. Dulce porque la mejora a nivel físico es cada día mejor y se nota en los partidos y porque el nivel en defensa fue bastante bueno, por el contrario, en ataque estuve completamente falto de confianza y de acierto. Esta semana toca mejorar personalmente y mantenernos como grupo para enfrentarnos a unos de los líderes de la categoría, no son invencibles así que tendremos que intentar dar la sorpresa.

Go Pancers!!