Tag Archives: bloque

2 in a row Jornada 29

22 May

Esta jornada teníamos enfrente a uno de los cocos de la categoría, el segundo clasificado. En casa le dimos problemas pero acabamos perdiendo como tantas otras veces. El reto esta vez era mayor, uno de los titulares no podía venir por trabajo y había que suplir su baja como fuera. Como postre, el jueves no fue a entrenar ni el tato, incluido yo. Ya teníamos los elementos para sufrir una derrota pero eso de ver como el Olympiakos le ganaba primero al Regal Barça y luego tumbaba en la final al CSKA para proclamarse campeón de Euroliga, daba motivos para pensar en el milagro.

Y llenos de optimismo, nos plantamos el sábado a las tres de la tarde en una pista en la que habíamos ganado en nuestra última visita (jornada 24). El horario también se las traía y hacía que varios componentes del equipo llegasen más tarde que el resto, lo cual tampoco es que tranquilizara mucho. Pese a todo, el calentamiento sirvió para centrarnos y para intentar salir lo más enchufados posible. El tiempo se va acabando y cuando el árbitro señala tres minutos para el inicio del partido, finalmente estamos todos los jugadores disponibles en pista.

Salto inicial ganado y primer ataque ante un equipo que defendía en individual y realizaba una tímida presión que nos permitía ir encontrando nuestro sitio en ataque y nuestra identidad en defensa, lo primero algo que nos cuesta un mundo hacer y que en este partido conseguimos en pocos minutos, lo segundo, algo que cada día va a mejor y nos permite ir afianzando nuestro juego. Primer cuarto ganado por la mínima y primeros nervios en el rival.

El segundo cuarto fue un calco del primero y acabó con un empate que nos dejaba un punto por arriba y nos permitía soñar con una victoria.

El tercer cuarto comenzaba con el rival apretando de lo lindo en defensa y forzando pérdidas de balón, afortunadamente el equipo trabajó a tope en el balance defensivo y la sangría no fue tanta como en otras ocasiones. Ahí fue clave el sacrificio de todos en recuperar rápidamente para evitar encajar canastas fáciles, algo que siempre ha sido intermitente y el sábado fue una constante. El final del tercer cuarto nos dejaba cinco puntos por detrás en el marcador pero no había mermado nuestras posibilidades y todos creíamos que el partido no estaba perdido ni mucho menos.

Quintetos a pista para afrontar un último cuarto con todo en el aire. Y el partido, ajustado como está, se va endureciendo por momentos. En esta ocasión somos nosotros los que pescamos en río revuelto y primero nos ponemos por delante y poco a poco vamos abriendo brecha hasta conseguir una renta que dispara las alarmas en los contrarios que ven peligrar su segunda posición en la tabla si sufren una nueva derrota. Faltas y más faltas para evitar nuestras posesiones largas y por nuestra parte, calma y más calma para mantenernos por delante. El reloj iba desgranando los segundos muy lentamente pero se acercaba un final que, por inesperado y difícil, hizo que se desbordara la euforia en nuestro equipo y la frustración en el rival.

Disfrutamos de esa tarde maravillosa, nos fuimos de cena y fiesta posterior y ya estamos pensando en lo que no hemos conseguido en toda la temporada…. encadenar una tercera victoria que nos acercaría a mitad de tabla, algo que por el juego desplegado sería más justo. Si lo conseguimos será perfecto, si no…. que nos quiten la satisfacción de haber ganado a uno de los mejores equipos de la categoría.

Go Pancers!!

Jornada 28 Habemus ganado

18 May

Tras unas semanas en las que habíamos encajado un par de derrotas abultadas, con más o menos acierto en ellas, nos encontrábamos con el colista de la categoría. Uno de esos partidos en el que no tienes mucho a ganar pero que como pierdas te llevas un palo moral duro.

El jueves el entrenamiento fue bastante intenso y nos permitió comprobar que nuestro estado de forma iba mejorando en líneas generales, algo que necesitamos para poder acabar los partidos en condiciones.

Y llegó el domingo y, tras el madrugón correspondiente, comenzaron las carreras y los lanzamientos a canasta entre bromas. Poco a poco iba subiendo la intensidad para conseguir entrar en el partido al 100% y no dar oportunidad a que nos sorprendieran con una de nuestras habituales salidas en modo “siesta”. El equipo rival invitaba a pensar en la paliza pero en baloncesto no todo es como parece. De momento, pese a la evidente diferencia de altura a nuestro favor, el salto inicial favorecía a los rivales. El partido comenzaba con nuestra característica defensa fuerte y nuestros fallos en ataque pero en pocos minutos conseguíamos abrir la primera brecha en el marcador.

Y de ahí al final todo siguió igual, defensa muy fuerte nuestra y un ataque consistente que nos permitía mantener e incluso agrandar la diferencia hasta el tanteo final de 65-28. Una paliza en toda regla, de esas que a todos nos gusta regalarnos de cuando en cuando.

A nivel personal me llevé una sensación agridulce. Dulce porque la mejora a nivel físico es cada día mejor y se nota en los partidos y porque el nivel en defensa fue bastante bueno, por el contrario, en ataque estuve completamente falto de confianza y de acierto. Esta semana toca mejorar personalmente y mantenernos como grupo para enfrentarnos a unos de los líderes de la categoría, no son invencibles así que tendremos que intentar dar la sorpresa.

Go Pancers!!

Jornada 26

4 May

Teníamos por delante un enfrentamiento en el que muchos estábamos con una motivación extra, reencuentro con un excompañero de equipo y con otros conocidos. Un equipo sólido y que sabe cuales son sus puntos fuertes y como explotarlos y algo de lo que nosotros carecemos, personalidad.

La semana fue tan poco fructífera en entrenamientos como las anteriores, llevo un tiempo en que el universo se confabula para ocupar mi tiempo libre y que no haya manera de encadenar un par de días de entrenamiento con intensidad. Casi se me saltan las lágrimas cuando recuerdo los dos meses en los que he podido entrenar con cierta continuidad y mi juego subía de nivel hasta parecerse al de hace algunos años. Luego entre navidades, fallas y pascua y la puñetera lesión, todo se fue al  traste y volver a ponerse en forma cada vez cuesta más, cosas de estar a punto de migrar de la versión 3.x a la 4.0.

El partido era viernes por la tarde, el segundo que jugábamos en ese horario, y después de unas jornadas en las que no conseguíamos ser demasiados, el banquillo se volvía a poblar de efectivos para poder tener un buen ritmo en la pista. Las perspectivas antes de comenzar no parecían muy buenas pero si algo me ha enseñado el deporte es que la sorpresa está escondida en cualquier lanzamiento.

Salto inicial perdido para no perder la costumbre y un cinco inicial inusualmente alto para intentar romper el partido con centímetros. A los pocos minutos ya teníamos claro que no era nuestro día en el juego interior, así que reconversión a unidad ligera y a volver a probar suerte. El final del primer cuarto nos dejaba lejos pero a una distancia que permitía seguir soñando con la remontada.

De nuevo a la pista y al fin un punto de fluidez en ataque nos metía en el partido, un cuarto de intercambio de canastas y de defensas muy intensas nos permitió recortar mínimamente la diferencia y dejarla en diez puntos. Se nos amontonaba el trabajo para la segunda parte pero nadie pensaba en otra cosa que en seguir trabajando para ganar.

Merecido descanso y vuelta a la cancha a intentar una remontada complicada ante un equipo que no tenía ninguna intención de ponerlo fácil. El tercer cuarto tomaba el mismo cariz que el segundo, mucho trabajo y pese a todo un recorte de puntos exiguo. Se nos acababa el tiempo y la energía para afrontar un último cuarto complicado. La diferencia había caído hasta los seis puntos de los doce con los que acabamos el primer cuarto, momento de tirar de épica.

Pero este año lo de la épica lo dejamos para otros, está siendo una temporada en la que remontamos para morir en la orilla y en el último cuarto, el esfuerzo y la intensidad de los cuartos anteriores nos pasó factura ante un rival mejor preparado que nosotros en ese aspecto. El último cuarto fue un intento desesperado por ponernos por delante y que tuvo como castigo una derrota mayor de la merecida, al final los seis puntos se convirtieron en veinte, entre balones perdidos, reproches y faltas personales y un total desacierto en ataque.

Nos queda el consuelo de haber competido hasta el final y no haber bajado los brazos en ningún momento, cosa que no hicimos en el partido anterior. El próximo será contra un rival dificilísimo por nuestro estilo de juego, se hará lo que se pueda y se intentará todo para que al menos tengan que sudar la camiseta.

Jornada 24

23 Abr

Retorno a la competición después del parón pascuero. Visitábamos un campo en el que ya habíamos jugado contra otros dos equipos y en el que nos habíamos dejado dos derrotas. Esta vez la visita era especial porque ganar nos permitiría abrir un poco de brecha con un rival directo en la clasificación y perder significaba apretarlo todo aún más y dejar escapar a los de arriba.

La semana ya iba dando pistas que indicaban que el partido sería complicado. El martes no entrenó nadie, a las sesiones de tiro a las que vamos un par de compañeros a mediodía tampoco fue nadie y el entrenamiento del jueves fue una sesión de tiro para tres jugadores.

Y a eso había que sumarle que el partido era un sábado por la mañana y alguno no podría venir por estar trabajando, así que al final fuimos siete los valientes que nos plantamos en la cancha a las nueve. Siete que sumaban más sueño que ganas pero que conforme iba avanzando el calentamiento se centraban más y más en el partido que había por delante y en la ocasión que no se podía dejar escapar.

Salto inicial y balón para nosotros para encontrarnos con un equipo que desde el primer momento iba a presionarnos a toda la pista. Tras un par de ataques desastrosos y un par de defensas brillantes, un pase largo nos da la primera ventaja, algo que no cambió en todo el partido. El primer cuarto lo bordamos con un parcial 3-17.

Durante el resto del partido conseguimos, por primera vez, dominar la clásica ansiedad que nos provocan las presiones y poder administrar esa renta hasta acabar el partido con unos cómodos nueve puntos de ventaja.

Un buen partido en líneas generales que nos permitía coger un poco de moral para afrontar la parte final de la temporada con ánimos renovados.

A nivel personal un buen partido en defensa y en ataque pese a no anotar. Qué pasará en el próximo partido? Vete a saber, somos tan irregulares que podríamos hacer otro partido redondo o pifiarla hasta el infinito y más allá.

Jornada 20, crack y catacrack

8 Mar

De nuevo excursión para nuestro partido de fin de semana, una nueva ocasión para seguir ganando y consolidar la escalada que lentamente estamos haciendo en la clasificación. El partido se presentaba algo más complicado porque perdíamos varios jugadores, uno por lesión en el partido anterior y el resto por compromisos familiares o laborales. Con todo, éramos nueve jugadores disponibles para intentar ganar en un campo que nos comentaban complicado.

Durante la semana, sesiones de tiro extra y carrera para recuperar sensaciones. Estaba de nuevo sintiendo el basket, las molestias de la muñeca continuaban pero cada vez limitaban menos los giros y golpes de muñeca en los lanzamientos. Al final cuatro horas de tiro y tres de carrera continua más un entrenamiento colectivo, un bagage importante para encarar el partido con mucha confianza.

Quedada a la hora del té y un desplazamiento tranquilo hasta el pabellón donde tocaba jugar. Ritual y para la pista a calentar, de nuevo la maravillosa sensación de entrar a pista por el túnel de vestuarios. Cincuenta minutos para calentar músculos, estirar y afinar puntería en unos aros durísimos y unos tableros malísimos, lo que entrara tendría que ir sin tocar ninguno de los dos.

De nuevo en el cinco inicial y balón al aire, salto y primera posesión para nosotros. Buen movimiento de balón y canasta, mejores presagios imposible. El partido discurría con normalidad, con transiciones no muy rápidas a los dos aros y muchas faltas no señaladas en ambas zonas y con poco acierto cara al aro. Yo había intentado un par de tiros con suerte dispar y en una salida al ataque noté un fuerte pinchazo en el gemelo derecho, una sensación desagradable y conocida después de la rotura en el sóleo. Pedí el cambio inmediatamente pero el balón no salió, estábamos atacando y decidí bajar poco a poco a posiciones defensivas por si perdíamos el balón, aún no había dado dos pasos hacia atrás cuando nos robaron el balón y salieron al contraataque. Quizás tendría que haber dejado que nos anotaran pero no lo hice, estaba en la pista y el instinto me hizo salir disparado hacia mi zona. El pinchazo se convirtió en un dolor indescriptible que me recorría toda la pierna pero al menos tuve el premio de impedir que nos anotaran una canasta fácil y cogí un rebote más.

Había tenido cinco minutos para demostrar mi vuelta a la actividad y había estado bastante bien, dos puntos y cinco rebotes, seriedad en defensa y concentración en ataque para no perder ningún balón. Podía haber sido un día importante pero habrá que esperar… y bastante.

De ahí al final, nervios combinados con dolor y un intercambio de canastas en el que acabamos perdiendo por tres puntos, la suerte nos fue esquiva y nos tocó perder contra un rival inferior pero que supo jugar sus cartas mejor que nosotros. Queda mucha liga y no es momento de desánimo, es momento para creer en nosotros mismos, para confiar en el bloque por encima de las individualidades y para corregir muchos defectos que no se corrigen si no es perdiendo.

Jornada 19

3 Mar

Más de media liga disputada y parece que es ahora cuando vamos consiguiendo nuestra propia identidad, cuando somos conscientes de nuestras posibilidades y de nuestras debilidades. El domingo teníamos un nuevo reto y por partida doble, volver a ganar y con ello, dejar a nuestro rival como el primero que ha perdido los dos partidos con nosotros. La ocasión parecía propicia para superarlos en la clasificación, porque pese a que no vayamos muy arriba el espíritu competitivo siempre está ahí, y para acercarnos a los equipos que nos preceden en la tabla y contra los que tenemos compromisos directos en las próximas semanas. Para este partido el club nos cedía el pabellón y cambiábamos nuestra dura pista de cemento por la comodidad de la goma.

Con la mente centrada en sumar otra victoria más llegamos al domingo y la entrada al campo evocó tiempos pasados en los que cada semana subíamos la rampa de entrada a la pista por el túnel de vestuarios. Como siempre un poco de tertulia y risas antes de comenzar a calentar en serio y prepararnos para un partido que todos queríamos ganar.

Desde el primer momento dominio en el marcador y, lo que es más importante, en el juego. Gran defensa y un ataque ramplón pero efectivo nos daban las primeras ventajas en el marcador. Desde esa posición todo consistía en administrar el ataque con cabeza y presionar en defensa hasta la extenuación. Llegamos al descanso con una renta de oce puntos que prometían una segunda parte tranquila.

La salida del tercer cuarto aumentaba la brecha hasta los veinte puntos y dejaba el partido en nuestras manos. Todo iba según ese guión hasta que a falta de dos minutos se lesionó el sexto hombre del equipo y máximo anotador hasta ese momento. Un par de errores nuestros y un par de triples suyos les permitían llegar con posibilidades al último período. De ahí al final, muchos nervios por nuestra parte y un exceso de responsabilidad atenazaron nuestro ataque y poco a poco la renta se iba recortando.

Al final cuatro puntos arriba y otra victoria al saco, un partido muy trabado, con muchos contactos no señalados y que supimos ganar sufriendo, está bien eso de sacar conclusiones después de una victoria y no después de perder, como venía siendo habitual.

A nivel personal un partido flojo en el que me costó separar la tarea de dirección y la de jugador, nervioso y fuera de lugar en la pista y acelerado en la banda, continuaré esforzandome en mejorar y volver a coger el ritmo que había conseguido a mitad de la primera vuelta.

Jornada 18

22 Feb

La semana ha sido intensa sobre todo para tratar de recuperar la cohesión del  grupo. Todos los problemillas que habían salido a la luz en la derrota anterior habían de ser solventados antes que se convirtieran en auténticos problemas, manejar un vestuario amateur es realmente difícil porque ante algún contratiempo, la salida habitual es dejar el equipo.

El jueves tuvimos una reunión en la que se aclararon diversos desacuerdos que habían ido surgiendo, roces personales principalmente y se llegó a un acuerdo (dudo mucho de lo que vaya a durar) por el que se acababan las críticas que no sirvieran para mejorar, sólo el capitán (o sea, yo) hablaba y así evitabamos polémicas innecesarias.

Por supuesto, aprovechamos para entrenar el tiro, que está siendo una pesadilla últimamente y algunos movimientos de ataque para poder coordinar un poco el juego y hacerlo más rápido y efectivo. El viernes por la tarde/noche era el partido, así que tampoco era cuestión de forzar demasiado.

Comenzábamos la segunda vuelta con muchísimas ganas de conseguir mejorar posiciones en la clasificación y con el convencimiento que peor suerte no podíamos tener. El viernes quedamos en ir al campo en metro porque el partido se jugaba en pleno centro de Valencia y aparcar iba a ser una misión imposible. Entre risas y comentarios llegamos al campo y una vez allí, el mismo ritual, equipación (con la camiseta por dentro hasta que empiece el partido), medias con una vuelta a la altura del tobillo, calentadores para los gemelos, muñequera en el antebrazo izquierdo con el logo hacia el interior, por último las botas un par de saltitos y a salir a la pista.

El equipo contra el que jugábamos lo hacía en un colegio y la pista no podía negar que era eso, un patio de colegio. Tres alcantarillas distribuidas por el campo, paredes a medio metro de la línea de banda, soportes de las canastas en la misma línea de fondo y una iluminación más que justa no iban ayudarnos mucho. Comenzamos a calentar sin darle más importancia, nos gustara o no, el campo era ese y no había más que hablar.

Y comenzó el partido con nuestra habitual tensión defensiva y nuestro agarrotamiento ofensivo, ellos muy cerrados en defensa y sin permitir otra cosa que tiros exteriores, que para nuestra desgracia no entraban. En defensa funcionábamos perfectamente, la zona 2-3 moviéndose con una coordinación total y ajustándose a cada movimiento que hacía el contrario y eso permitió que el primer cuarto acabara con una diferencia de sólo seis puntos. Era hora de apretar en ataque y el segundo cuarto tenía  esa consigna, no descuidar la defensa pero soltarnos en ataque. Lo conseguimos parcialmente pero al menos dimos síntomas de que sí podíamos enchufarnos en el partido en cuanto entraran los tiros exteriores y obligáramos a la defensa contraria a abrirse. Llegamos al descanso seis puntos abajo pero con la moral muy alta, era el momento de romper el partido a nuestro favor.

El tercer cuarto comenzó y pronto se vio que iba a ser nuestro, dos triples dentro, un par de contraataques y ya estábamos por delante en el marcador. A partir de ese momento un tira y afloja hasta el pitido final, esta vez sí supimos manejar los instantes finales con un marcador apretado y a falta de dos segundos fallamos un tiro libre para hacer correr el reloj e impedir que pudieran pedir tiempo muerto.

Gran victoria por la parte anímica y porque el equipo se había comportado como un bloque compacto y sin fisuras. Mi aportación no fue muy acertada, fallé los cinco tiros que intenté, perdí un balón y en lo positivo organicé un poco el rebote (que fue nuestro peor apartado) y forcé un par de faltas que nos permitieron atacar de nuevo con todo el tiempo de posesión cuando ya se estaba acabando.

Esta semana toca ganar de nuevo, conseguiríamos mucha moral de cara a los siguientes partidos y además subiríamos un par de puestos en la clasificación. Esta vez sí que toca decir lo de  GO PANCERS!!