Tag Archives: comite cisne

Estados de ánimo

7 Mar

La música tiene un poderoso influjo en mí (supongo que en la mayoría, aunque algunos no se den ni cuenta), tengo siempre música puesta, para ir a trabajar, mientras trabajo, cuando hago deporte, cuando cocino…. Y dándole vueltas a un blog (Lo que diga el espantapájaros) que sigo recientemente me he encontrado con una entrada al respecto, un meme un tanto especial que me he autoinvitado a hacer.

1º- Una canción para ir a la playa.

Alguna ligerita, música comercial, como en el camino la música la escoge mi hijo… pues Firework de Katy Perry

2º- Una canción que te alegre el día.

Buff, difícil elección, hay muchas pero una que no falla y que me pone las pilas es For those is about to rock (we salute you) de AC DC, pedazo de conciertos en Barcelona hace un par de añitos. 

3º- Una canción para cuando te despiertas.

La que llevo de alarma en el móvil es perfecta, la canción del principio de la película de El Rey León

4º- Una canción para ir a trabajar.

Sin dudar, The Flame de Dover

5º- Una canción para un día de lluvia.

Mmmmm, hay varias pero me quedo con el Downbound Train de Bruce Springsteen, triste historia para un día tristón. 

6º – Una canción para salir de noche.

Creo que no encontraría mejor compañía que Garbage en el coche.

7º- Una canción para cuando estés enfadado.

Otra que también tengo clarísima, Bullet with Butterfly Wings de Smashing Pumpkins.

8º- Una canción para cuando te rompen el corazón.

Bueno, aquí hay libertad de rompimientos de corazón, cuando murió mi tía este año me hinché a llorar escuchando When the stars go blue de Ryan Adams pero creo que me decanto por Tears in Heaven del maestro Eric Clapton

9º – Una canción para que te enamores.

Otra que no tenía discusión, Qué bueno qué bueno de Jarabe de palo con Jorge Drexler (es la que le poníamos a nuestro bebé antes que naciera). 

10º- Una canción que siempre dices no escuchar, pero que escuchas a escondidas.

Jajaja, la canción final de la BSO de Enredados que la cantan Marta Sánchez y Bustamante. No lo puedo admitir, me revienta la reputación metalera 🙂 

11º- Una canción que te haga bailar.

Pues ahora mismo tengo una recién descubierta en la BSO de Río

12º- Una canción que odies.

Mareee, pues casi cualquiera de Alejandro Sanz, de Amaia Montero y similares. Sólo me falta que me pongan la cadena 100 y escucharlas veinte veces al día. Os dejo esta que sólo con empezar a oírla me da un nosequé 

13º- Una canción que te defina.

Difícil elección, podría decir que Tocaré de Tahures Zurdos es bastante clara de mi espíritu musical pero me quedaré con Jump de Van Halen, una canción que invita a moverse, a correr y sobre todo a saltar!! 

14º- Una canción de tu infancia.

Voy a poner una de mi adolescencia, mi infancia está llena de Mocedades y Serrat, Comité Cisne y El final del mar

15º – Una canción que no puedas dejar de escuchar.

Aquí la lista es interminable pero dejo una que durante mucho tiempo ha sido la que más he escuchado, suave, delicada, preciosa la Dulce introducción al caos de Extremoduro

Y esto es to, esto es to, esto es todo amigos.

Anuncios

Lluvia de septiembre

5 Oct

El verano ha sido duro, mucho calor y ni una sola tormenta para refrescar el ambiente. El paraíso para ir o estar en la playa y el infierno para no salir de la ciudad y estar trabajando.

Pero ha llegado septiembre y ha traído los primeros soplos de otoño, un otoño que ha llegado con unas tremendas tormentas que me han recordado una canción perdida en el baúl de los discos de vinilo y los cassettes. Una canción de un grupo con el que tuve mucha relación durante un tiempo y luego distancia, como tantas veces.

Carlos era, supongo que lo seguirá siendo, un soñador, un tío con unas ideas muy claras y con una actitud que ayudaba al resto a seguirle. Un guitarrista que vivía pensando en la música, soñando con ella, con su grupo apoyándole y capaz de darlo todo por un buen ensayo o concierto. En los círculos de la Moguda de la Dipu y otros ambientes de circuitos en los que nos movimos durante un tiempo, su banda era una formación admirada y nombrar  a Comité Cisne era nombrar al ejemplo para muchos de nosotros.

Yo no duré demasiado en ese ambiente, me cansé de ir tocando de garito en garito y de grabar maquetas a costa de tener que estar un par de meses trabajando como un negro. Me dio tiempo de ver como otros gastaban e invertían mucho esfuerzo y me dio tiempo a ver como muchos de ellos caían en el camino. Carlos siguió, siempre con su objetivo claro. Comité Cisne se disolvió y después de un tiempo apareció Revólver, Carlos más auténtico que nunca. Esta historia ya la conoce más gente, así que la obviaré.

Las tormentas de septiembre han limpiado las calles, se han llevado el polvo acumulado durante el verano, han dejado un cielo azul precioso y nos han asomado al otoño que llega. Ya ha pasado la lluvia de septiembre.

Os recomiendo que escuchéis, si os apetece y os gusta, algo más de este grupo, uno de los nacionales que más me influenció en mis primeros años en el rock.