Tag Archives: intensidad

Jornadas 31 y 32.

14 Jun

Sudor, mucho sudor es el resumen de dos partidos en los que el resultado ha sido dispar pero el sabor al final de los mismos ha sido igualmente bueno.

El primero de los dos nos enfrentaba a uno de los equipos en posición de ascenso y en el que juegan varios ex-compañeros de muchos de nosotros. Un partido en el que sabíamos lo difícil de ganar pero El domingo por la tarde, a la hora en la que los toreros salen a la plaza, nosotros salimos a calentar. Lo de calentar es una forma de hablar porque el pabellón estaba a más de 30º y parecía un horno, afortunadamente la entrada principal estaba abierta y corría una ligera brisa que lo hacía soportable. Unas carreritas para soltar los músculos, unos estiramientos para evitar lesiones inoportunas y un poco de tiro para ir afinando la muñeca justo antes de comenzar el último partido como visitantes.

Y ya desde el salto inicial se adivinaba que no era nuestro día y que nos iba a costar horrores estar en el partido. El primer parcial malo pero nos mantenía en el partido. En el segundo mejorábamos y nos conseguíamos acercar muy tímidamente pero al menos mantenía la esperanza de poder luchar de nuevo por el partido.

El tercer cuarto nos volvía a alejar en una de nuestras características pájaras y todo el trabajo anterior se venía abajo, pese a todo, el equipo continuaba con la misma actitud de entrega y concentración. Y así, manteniendo la entrega pero lejos en el marcador, llegamos a un último cuarto en el que se jugó pensando en el siguiente partido y se intentó sacar algo de provecho en unos minutos en los que el resultado ya era lo de menos por la claridad de la derrota.

Después de romper la racha de victorias, tocaba pensar ya en los siguientes compromisos. A priori el siguiente sería un partido asequible y todos tendríamos oportunidad de disputar minutos. El jueves disputamos un amistoso contra un equipo que ya conocemos bien (hemos jugado tres veces contra ellos) de dos categorías por encima de la nuestra. Esta vez iba a ser la primera en la que seríamos bastantes para intentar ganarles. El partido fue intenso y muy divertido, como el resto de veces que nos habíamos visto las caras, pero esta vez les plantamos cara y durante todo el partido estuvimos con alternancias en el marcador. Al final, un error mío en el conteo de puntos dejó el resultado en el aire pero salimos todos muy contentos del partido que habíamos hecho.

Y llegó el domingo, penúltimo partido de casa y ante un equipo al que debíamos ganar sin excesivos problemas. Por no alargar demasiado la crónica de un partido sin historia, basta con decir que ganamos todos los cuartos menos el último que lo empatamos. Buen partido en defensa, brillante en ocasiones, dejando al rival en 19 puntos. En ataque ya hubo más peros que poner pero es que las energías se nos fueron en defender.

Encarrilamos el final de temporada con opciones de mejorar un par de puestos en la clasificación y con el convencimiento que el proyecto está afianzado para que el año que viene sean muchas más las alegrías que este grupo pueda tener.

Threeeeee in a row. Jornada 30

30 May

Entrada 101 del blog, la 100 la gasté en patalear contra algo que me toca la fibra y la 101 va de alegrías deportivas.

30 jornadas han hecho falta para conseguir encadenar tres victorias consecutivas. 30 jornadas en las que hemos sido completamente incapaces de mostrar consistencia y continuidad en nuestro juego, incapaces de mostrar una personalidad que poco a poco se va plasmando en la pista. Hemos conseguido llenar de intensidad los 40 minutos que dura el partido, creer en nosotros mismos, apretar los dientes en defensa y dejar a todos los rivales en una anotación veinte puntos por debajo de la habitual.

El trigésimo partido tenía un sabor especial, podíamos encadenar tres victorias consecutivas y había cuentas pendientes con el rival por el arbitraje del partido de ida. Durante la semana el ambiente se iba caldeando en el equipo y todos teníamos clarísimo que este partido había que ganarlo. A la hora de entrenar no se reflejó tanto entusiasmo y fuimos a entrenar los cinco habituales, con lo que tampoco dio para mucho el entrenamiento.

El domingo madrugón, el antepenúltimo de la temporada, para estar bien despiertos desde el salto inicial. Calentamiento intenso y muchas ganas de empezar durante esos minutos.

Las 10 y el balón al aire, empieza el primer cuarto y el balón cae del lado contrario pero una primera defensa impide que nos anoten. Ataque y canasta trabajada. De nuevo otra defensa intensa y un rebote los deja a cero. Así se sucedieron los diez primeros minutos de partido y casi se podría decir que los diez siguientes. Una gran defensa que conseguía dejar en 13 puntos a los contrarios en 20 minutos y a eso había que sumarle el buen criterio en ataque durante gran parte de esa mitad.

Un descanso que se hace eterno nos enfría y comienza el tercer cuarto con una de esas desapariciones tan nuestras. Pese a todo conseguimos salvar los muebles y minimizar los daños, un tanteo ridículo que nos mantiene con cierto margen en el marcador.

Y comienza el último cuarto con el otro equipo creyendo en la remontada y nosotros aferrándonos a los puntos que habíamos conseguido de colchón. Los minutos iban pasando y la renta disminuía de forma lenta pero constante. A falta de dos minutos sólo dos puntos. Un triple suyo y nos ponía por detrás en el marcador por primera vez en todo el partido, el momento que nos había atenazado durante esos minutos había llegado, perder el partido pasaba de ser una posibilidad a una realidad. En ese momento, en vez de venirnos abajo mantuvimos la cabeza fría, habíamos sido capaces de ganar ese partido por más de diez puntos, sólo había que volver a ponerse las pilas en ataque y mantener la intensidad en defensa. El partido se fue trabando más y más y cada ataque era una auténtica batalla para ganar la posición o coger el rebote. Los tiros libres se sucedían y nos mantenían por delante en el marcador pero mínimamente.

Último minuto y el partido en un puño, ataque nuestro y canasta que nos ponía por delante. Ataque de ellos y una buena defensa nos mantenía arriba en el marcador. Nuevo ataque y dos tiros libres anotados, el reloj apenas se había movido y aún quedaban treinta segundos, un mundo. Ataque del rival y canasta que los colocaba a un punto. Presión a toda la pista y 28 segundos… pase, pase, pase y canasta!!! Tres arriba y dieciséis segundos por disputarse. Ataque saldado con canasta y de nuevo a un punto pero con un par de pases se rompe la presión y VICTORIA!!

Los nervios del banquillo explotan en un grito y un enorme abrazo envuelve a los diez Pancers que habíamos acudido al partido. Saltos y palmadas antes de ir a saludar a un rival que había estado a punto de darnos un disgusto después de ir perdiendo de bastante y la fiesta continuó en el vestuario. Igualábamos en victorias al equipo que acabábamos de ganar, lo superábamos en la clasificación y además nos acercábamos a los equipos que nos precedían, con algo de suerte y una buena dosis de esfuerzo podíamos quedar a mitad de tabla, algo que no debería ser un sueño si no fuera por la mala primera vuelta que hemos hecho.

A nivel personal no me puedo quejar del partido, una buena actuación en defensa tanto en el exterior como en el interior de la zona, contundente bajo el aro y cerrando bien a los tiradores rivales y en ataque pocos puntos pero importantes con un tiro libre y una canasta en carrera genial.

Quedan cuatro jornadas para que se acabe esta temporada, cuatro jornadas para seguir disfrutando del basket, cuatro jornadas para dejar cerrado el proyecto Pancers 2012/2013 y pensar en logros mayores. Las disfrutaremos al máximo y trataremos por todos los medios de extender esta racha.

GoPancers.

Jornada 21

24 Mar

Esta semana tocaba ejercer sólo de entrenador y capitán. Así que con un tercio de responsabilidades aparcadas por lesión, tocaba darlo todo desde la banda. El partido se preveía complicado apriori, el entrenamiento del jueves había sido catastrófico en el apartado ofensivo y además el ambiente que se respiraba no parecía el ideal. A eso había que sumar las bajas de algún jugador importante y el panorama comenzaba a pintar negro.

El primer cuarto fue buenísimo, el primer sorprendido yo, una buena movilidad de balón nos dejaba en posiciones sencillas desde las que anotamos doce puntos. También habría que añadir que concedimos muchas segundas (y terceras y cuartas) oportunidades al rival y no conseguimos ganar el cuarto más que por un punto. Es un tópico deportivo pero suele ser así, el que perdona lo acaba pagando y en el segundo cuarto se demostró que hay días en los que nada sale como uno quiere. Ni un solo tiro anotado desde el exterior, una circulación de balón mala y una sucesión de tiros libres desaprovechados dio como resultado que ni toda la intensidad que mostrábamos en defensa bastara para acabar por debajo en el marcador. Teníamos toda la segunda parte para mejorar y dedicamos los minutos del descanso para intentar que así fuera.

El comienzo del tercer cuarto no parecía mejorar nuestra situación, sucesión de fallos en ataque y buena actitud en defensa pero que no bastaba. El partido se nos escapaba definitivamente y nada de lo que intentábamos parecía dar resultado. El tercer cuarto acabó y el marcador indicaba una diferencia que pese a no ser muy abultada, se nos hacía insalvable.

Comenzaba el último período con ganas de remontar, con fe en poder hacerlo pero de nuevo nos topamos con nuestra ineficacia y cada vez que parecía que podíamos meternos de nuevo en el partido, un par de malas decisiones en ataque o algún despiste en defensa nos devolvía a la diferencia anterior.

La frustración que se siente desde la banda se hizo mayor este domingo al no poder ayudar al equipo desde la pista y al no salir absolutamente nada de lo que intentábamos. Sumar derrotas duele pero sumarlas de esta forma es todavía peor, quedan muchos partidos para que mejoremos, simplemente para que volvamos al nivel de unas jornadas atrás, en el camino seguiremos disfrutando del viaje, de cada minuto de esta temporada con un sabor especial.

Go Pancers!!

Jornada 18

22 Feb

La semana ha sido intensa sobre todo para tratar de recuperar la cohesión del  grupo. Todos los problemillas que habían salido a la luz en la derrota anterior habían de ser solventados antes que se convirtieran en auténticos problemas, manejar un vestuario amateur es realmente difícil porque ante algún contratiempo, la salida habitual es dejar el equipo.

El jueves tuvimos una reunión en la que se aclararon diversos desacuerdos que habían ido surgiendo, roces personales principalmente y se llegó a un acuerdo (dudo mucho de lo que vaya a durar) por el que se acababan las críticas que no sirvieran para mejorar, sólo el capitán (o sea, yo) hablaba y así evitabamos polémicas innecesarias.

Por supuesto, aprovechamos para entrenar el tiro, que está siendo una pesadilla últimamente y algunos movimientos de ataque para poder coordinar un poco el juego y hacerlo más rápido y efectivo. El viernes por la tarde/noche era el partido, así que tampoco era cuestión de forzar demasiado.

Comenzábamos la segunda vuelta con muchísimas ganas de conseguir mejorar posiciones en la clasificación y con el convencimiento que peor suerte no podíamos tener. El viernes quedamos en ir al campo en metro porque el partido se jugaba en pleno centro de Valencia y aparcar iba a ser una misión imposible. Entre risas y comentarios llegamos al campo y una vez allí, el mismo ritual, equipación (con la camiseta por dentro hasta que empiece el partido), medias con una vuelta a la altura del tobillo, calentadores para los gemelos, muñequera en el antebrazo izquierdo con el logo hacia el interior, por último las botas un par de saltitos y a salir a la pista.

El equipo contra el que jugábamos lo hacía en un colegio y la pista no podía negar que era eso, un patio de colegio. Tres alcantarillas distribuidas por el campo, paredes a medio metro de la línea de banda, soportes de las canastas en la misma línea de fondo y una iluminación más que justa no iban ayudarnos mucho. Comenzamos a calentar sin darle más importancia, nos gustara o no, el campo era ese y no había más que hablar.

Y comenzó el partido con nuestra habitual tensión defensiva y nuestro agarrotamiento ofensivo, ellos muy cerrados en defensa y sin permitir otra cosa que tiros exteriores, que para nuestra desgracia no entraban. En defensa funcionábamos perfectamente, la zona 2-3 moviéndose con una coordinación total y ajustándose a cada movimiento que hacía el contrario y eso permitió que el primer cuarto acabara con una diferencia de sólo seis puntos. Era hora de apretar en ataque y el segundo cuarto tenía  esa consigna, no descuidar la defensa pero soltarnos en ataque. Lo conseguimos parcialmente pero al menos dimos síntomas de que sí podíamos enchufarnos en el partido en cuanto entraran los tiros exteriores y obligáramos a la defensa contraria a abrirse. Llegamos al descanso seis puntos abajo pero con la moral muy alta, era el momento de romper el partido a nuestro favor.

El tercer cuarto comenzó y pronto se vio que iba a ser nuestro, dos triples dentro, un par de contraataques y ya estábamos por delante en el marcador. A partir de ese momento un tira y afloja hasta el pitido final, esta vez sí supimos manejar los instantes finales con un marcador apretado y a falta de dos segundos fallamos un tiro libre para hacer correr el reloj e impedir que pudieran pedir tiempo muerto.

Gran victoria por la parte anímica y porque el equipo se había comportado como un bloque compacto y sin fisuras. Mi aportación no fue muy acertada, fallé los cinco tiros que intenté, perdí un balón y en lo positivo organicé un poco el rebote (que fue nuestro peor apartado) y forcé un par de faltas que nos permitieron atacar de nuevo con todo el tiempo de posesión cuando ya se estaba acabando.

Esta semana toca ganar de nuevo, conseguiríamos mucha moral de cara a los siguientes partidos y además subiríamos un par de puestos en la clasificación. Esta vez sí que toca decir lo de  GO PANCERS!!

Jornada 15

1 Feb

Una nueva jornada por delante y esta vez muy ilusionados porque era contra un rival de los de bajo, un equipo con el que estábamos empatados a victorias y derrotas y al que había que ganar para alejarnos del fondo de la clasificación y no dejar escapar más a los equipos de arriba. Esta vez había cambios, volvía uno de nuestros puntales y además habíamos hecho una  incorporación de última hora que prometía.

El jueves entrenamos genial y el sábado estábamos muy motivados para conseguir ganar a un rival del que no teníamos referencias. Al llegar al campo primera decepción, estaba lloviendo y jugaban al aire libre, afortunadamente podíamos jugar en otra pista cubierta pero había que esperar a que acabara otro partido que se estaba disputando. Pasamos el rato entre bromas y comentarios. Sólo al acabar el partido que se disputaba y comenzar el calentamiento se notó que volvíamos a estar al 100% en lo que tocaba, ganar.

A falta de bases, aleros reconvertidos fueron la solución de emergencia y que funcionó. Y es que cuando se funciona como un bloque todo sale bien, bloqueos, apoyos para salir de la pequeña presión a la que nos sometieron (o intentaron) desde el minuto uno. En ataque movimiento tranquilo del balón hasta conseguir una buena posición de tiro y en defensa mucho esfuerzo en cerrar cada centímetro de la zona, en llegar a todos los tiros para dificultarlos, en anticiparse a cada pase, si había que ganar todos teníamos claro que sería defendiendo.

Los minutos iban pasando y nuestra ventaja se ampliaba cada vez más. En una rotación interminable se iban sucediendo los cambios para mantener al equipo lo más fresco posible en pista. Pitido final y VICTORIA. La agradable sensación de haber jugado un buen partido repartida por el cuerpo de todos y la emoción de una cómoda victoria revoloteando en el vestuario.

A nivel personal jugué un partido sólo intenso, muy fuerte en defensa y buscando siempre en ataque aportar movimiento al balón. Mi muñeca seguía renqueando, con lo que tirar a canasta con un mínimo de confianza se antojaba complicado. Ya que lo de tirar iba a estar complicado me dediqué a subir el balón puntualmente y a moverlo para asistir a los compañeros. En la banda disfruté a tope de la experiencia de dirigir a un equipo, qué más se le puede pedir a un sábado por la mañana?

Ahora queda ir confirmando la mejoría y encadenar una nueva victoria la próxima semana. Quedan dos y llegaremos al ecuador de esta temporada, la última para mí.