Tag Archives: matrix

Bullet Time

15 Ene

Julio. 2001. Remedy Studios lanza Max Payne, un videojuego revolucionario con una cuidada trama y una espectacular puesta en escena. Max Payne, un policía de N.Y. que trabaja para la D.E.A., pierde a su familia a manos de una banda de yonkis de una droga de diseño. Max no parará hasta encontrar a los auténticos responsables de la muerte de su mujer e hija.

Max-Payne-3-Nueva-York-2

Marzo. 1999. Los hermanos Wachowski estrenan The Matrix, una película ambientada en un mundo actual en el que los humanos viven una ilusión y el mundo real es gobernado por máquinas que los utilizan como productores de energía. Un grupo de disidentes combaten desde el mundo real.

The Matrix

Estos dos lanzamientos tienen algo en común, fueron los creadores de una novedosa forma de esquivar los ataques enemigos, el bullet time. El tiempo se ralentiza y mediante ágiles movimientos se pueden evitar hasta los disparos. Y en ese tiempo me muevo yo cuando voy por la vida.

Cualquier día y por cualquier parte. Camino distraído leyendo Twitter en el móvil, echando una partida a la PSP o simplemente pensando en las musarañas hasta que de pronto, un sexto sentido me avisa de uno de los peligros que pueblan las aceras de mi querido pueblo, las cacas de perro. Giro sobre la punta y zancada larga para saltar sobre el obstáculo. Prosigo con mi caminata y de pronto, al llegar a una esquina aparece un perrito de esos con cadena extensible, o un niño fugado de su madre y mirando hacia atrás… paso lateral, saltito y a seguir tan tranquilo. Y así con cada obstáculo que va apareciendo, incluyendo algún que otro vehículo que se olvida de frenar en los pasos de peatones.

Imaginaos cual era mi estado de desolación hace unas semanas cuando de golpe y sin avisar desapareció ese sentido. Rodillas magulladas contra los bolardos, un par de encontronazos al día con alguien que iba andando tan despistado como yo, una discusión con la dueña de un perrito que iba andando 20 metros por delante de ella y con el que me enganché…. y no, al menos hubo suerte y las caquitas se quedaron en el suelo y no pegadas a la suela de mis zapatillas. Durante un par de semanas se acabó el leer y caminar, vista al frente y atención con no andar atropellando abuelos (que bastante tienen ya los pobres). De las partidas al NBA2K13 en la PSP ni os hablo, olvidadas totalmente.

Por suerte todo lo malo se pasa y la racha acabó antes de que la cosa fuera a mayores. Vuelvo a ser yo con mi “súper” poder, tranquilo mundo que ya no os atropello más. Os dejo con Buenafuente y un sketch que me encanta de su época en TV3 (la mejor con diferencia), hablan en catalán un poco pero con un poco de esfuerzo se entiende.

Bit a bit

18 Feb

Ceros y unos, una cascada verde fluyendo frente a nosotros. Paquetes de información rodeando nuestras vidas. Tecnología al servicio de las personas y personas esclavas de la tecnología. Whatsapp, iPhone, BlackBerry, Android, Galaxy, email, geolocalizados, conectados a una red que nos somete diariamente al más estricto control y ante la que cedemos sumisos.

Y todo esto por qué? Pues porque después de algún que otro problema de comunicación a través de Facebook, pues he decidido desengancharme, y como yo el gris no lo conozco pues voy a cancelar mi cuenta. No creo que haya lágrimas de mis escasos amigos virtuales, tampoco soy la alegría de la huerta. Un momento para reflexionar acerca de las redes sociales, de mis relaciones a través de ellas, de cómo me muestro, qué imagen proyecto de mí a los demás. También para analizar lo que yo percibo de los demás, lo que filtro, la necesidad compulsiva de consultar las actualizaciones de estado de mis contactos, si alguien ha twiteado algo interesante. Tiempo para decidir que  no necesito saber lo que muchos  dicen, discutir por tener una opinión diferente a la de otros.

No voy a renunciar a mi vida virtual por algún comentario malintencionado de nadie pero sí que voy a evitar ciertas redes sociales que me llevan por la calle de la amargura.

Quizá el mundo que imaginaron los hermanos Watchowski quede muy lejos, quizá escogí la pastilla equivocada, ahora cojo la pastilla roja.

Bienvenido al mundo real.