Tag Archives: temporada

Jornada 2

21 Oct

Segundo fin de semana de la temporada y todos con las pilas bien cargadas y la lección aprendida después del primer encuentro.

Concentración para irnos juntos al campo, ya que jugábamos fuera, y después de un breve viajecito llegamos sin ningún problema hasta el campo. Primera sorpresa, estaba cerrado a cal y canto. Llamamos al responsable del equipo local y nos dice que aún es muy pronto. Así que como buen equipo de veteranos viejunos nos fuimos a calentar…. al bar de al lado.

A las 19:45 nos abrieron las puertas del polideportivo y nos cambiamos lo más rápido que pudimos, en algunos casos es harto complicado con las rodilleras, tobilleras, vendas, cremas y linimentos varios. A falta de cinco minutos el equipo sale al completo, algunos llevamos un par de minutos intentando familiarizarnos con unos aros y unos balones que prometían pocos tiros exteriores.

Sin tiempo apenas para romper a sudar el árbitro decretó el salto inicial y comenzó el partido. Las primeras canastas corrían de nuestra parte y sin hacer nada del otro mundo ya estábamos ocho puntos por arriba. Desde ahí al final, atacando con cabeza y defendiendo con intensidad manteniendo una ventaja cómoda que sólo disminuyó con una racha de triples y una presión que nos ahogó física y mentalmente.

Al final, victoria y buen sabor de boca. Sabemos que podemos mejorar y que debemos hacerlo para conseguir ganar a equipos mejores. Ahora toca disfrutar de la victoria y preparar el siguiente partido.

A nivel personal no estuvo mal. Continuo en mi racha de asegurar demasiado los tiros y sólo intenté uno que entró y aporté rebotes, defensa y un par de asistencias. Por contra, un fallo en el balance defensivo lo pagué con una falta más tiro adicional y un despiste más nos costó un triple. Lo bueno es que tengo claro lo que tengo que mejorar.

El domingo, partido en casa y a confirmar la mejoría.

Anuncios

Jornada inicial

14 Oct

Una semana de nervios precedía al primer partido, debut en casa para empezar con buen pie la andadura en este retorno a las pistas. El interés se unió a la ansiedad y entre los dos hicieron una complicada suma que me llevó a un pequeño ataque de ansiedad el día previo a la inauguración de la temporada.

El domingo madrugué y a las 9:00 estaba cambiado y listo para comenzar a calentar. Cargado con un extra de motivación comenzaron las carreras al trote y los tiros desde cualquier posición, parecía un buen día y el balón entraba sin problemas. A las 9:20 primer arreón en el calentamiento para ir cogiendo tono y concentración y primer parón para preparar los tiros libres. Del equipo contrario sin noticias y del equipo de árbitro y mesa tampoco.

A las 9:40 segunda subida de intensidad, tiros, carreras, rebotes, defensa y una nueva tanda de tiros libres para afinar la puntería. Al fin llegaba el equipo rival pero seguíamos sin noticias del árbitro. Los nervios por si se suspendía el partido empezaron a aflorar y a desconcentrarnos, lo cual tampoco era muy costoso.

A las 10:15 contactamos finalmente con un responsable de la competición y nos avisa que el árbitro llegará tarde por un error en la designación en el que le han informado que el partido era a las 12:00. Seguimos calentando pero sin intensidad y con continuos parones. La tensión inicial ha desaparecido y ha dejado paso a las risas y al ambiente distendido de un entrenamiento.

A las 11:05 llega el árbitro y volvemos a intentar meternos en el partido. Un trabajo complicado en el que se engancha casi todo el equipo pero que deja a unos pocos fuera del ritmo deseado. La anotadora rellena el acta a toda prisa y después de dar los cincos iniciales comienza el partido.

El balón sube por primera vez para este grupo en partido oficial, yo lo sigo desde el banquillo en mi posición de jugador/entrenador, que parecía más fácil de lo que en realidad resultó, órdenes y consignas mil veces oídas pero no por ello mejor aplicadas.

Un buen inicio nos ponía por delante y cada pieza del equipo trabajaba con bastante coordinación. Pero el desgaste físico empezó a provocar pérdidas de balón estúpidas, falta de concentración y los cambios no conseguían mejorar esos pequeños detalles que deciden los partidos.

Al descanso llegamos igualados pero con una ventaja de dos puntos, no estaba mal si manteníamos el nivel general y mejorábamos la concentración y las pérdidas.

Y el tercer cuarto fue…. un desastre. Un parcial 11-16 nos dejó por detrás y con poca capacidad de reacción. En el último cuarto fue un quiero y no puedo constante para acabar el partido cuatro puntos abajo.

A nivel personal, contento. Cinco puntos, dos asistencias, dos rebotes, una falta y una pérdida para un maravilloso +5 de valoración. No está mal para llevar retirado quince años pero hay que mejorar.

Y a nivel colectivo, lectura positiva. Si después de semejante desastre de partido perdemos de cuatro… a poco que nos pongamos a tono nos lo llevamos de calle.

Esta semana jugamos fuera y a la hora del partido del Plus, no sé si nos quitará público pero ya os lo cuento la próxima semana.

Season starting

21 Sep

El proyecto que empezó a finales de julio, ha ido tomando forma. Esa idea pequeña que empezó en la mente de un excompañero de trabajo aumentaba de forma exponencial. El efecto viral de las redes sociales surtía efecto y hacía girar poco a poco la bola de nieve, pequeña al principio, casi sin fuerza y ganando unidades y velocidad con el paso de los días. A la primera reunión seis personas, al primer entrenamiento 8 y en el segundo 10. Todo ello aderezado con múltiples mensajes vía Facebook, SMS, llamadas y visitas al trabajo de algún candidato.

Un contacto casual nos  llevó a reunirnos con el presidente de un club de baloncesto cercano para que nos integráramos dentro de la disciplina del club. Una oferta inmejorable para contar con el soporte de una entidad con un montón de años de historia y el respaldo de un ayuntamiento y un sponsor para sufragar ciertos gastos.

El grueso del trabajo estaba hecho y comenzaban los flecos. Dorsales, posiciones, roles… y por supuesto faltaban los entrenamientos.

Con una media de edad de treinta y cinco años y muchos años retirados de una pista de basket, el sufrimiento estaba asegurado. Y los primeros entrenamientos no fueron tan malos como cabía esperar, muy buena voluntad y mucho oficio suplían a un físico que brillaba por su ausencia pero el trabajo se amontonaba.

Así que el objetivo es quitarse los kilos de más, desoxidar las articulaciones y volver a jugar en conjunto.

Seguiremos informando de los progresos de esta panda de locos del basket en la que me incluyo.